Cómo gastar menos con el coche

Cómo gastar menos con el coche

La plataforma Tramicar ofrece consejos en un momento de transición hacia una economía descarbonizada

JOSÉ V. MERNO

Estamos en plena transición hacia una ecomomía descarbonizada, con la automoción en el ojo del huracán. Hay que contaminar menos y, mientras se impone el vehículo eléctrico, es preciso tomar medidas. La plataforma Tramicar, que gestiona la compraventa de vehículos de segunda mano, ha elaborado un pequeño catálogo de cinco medidas que ayudan a respetar el ecosistema sin renunciar al uso normal del vehículo.

El sector del transporte mundial representa prácticamente un 25% de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, proporción que está aumentando conforme pasa el tiempo. Por otro lado, el sector del vehículo de ocasión, está experimentando «una transformación inédita y de ritmo frenético en los últimos 25 años», hasta el punto de sigue en constante crecimiento apoyado también por la transformación digital.

1. Evitar manías a la hora de conducir

Muchos conductores adquieren manías que son perjudiciales para el consumo de gasolina y, por tanto, además de aumentar el gasto en combustible, emiten más cantidad de dióxido de carbono al aire. Es buena una conducción 'académica'; es decir, la que se adquiere en las autoescuelas antes de conseguir el carnet de conducir. Moderar la velocidad, utilizar las marchas adecuadas y escuchar el motor de cada coche; limitar el uso de aire acondicionado, que puede llegar a incrementar el gasto de gasolina hasta un 20%; cargar el vehículo de forma consciente; conducir de forma anticipada, pensando bien las maniobras y evitando una conducción brusca con frenazos o adelantamientos de riesgo.

2. Revisar el coche

No hay que ser un experto mecánico para poder tener un coche, pero llevarlo a punto es una cuestión ya no solo medioambiental sino de seguridad. Revisar el tubo de escape y el catalizador, ya que las fugas pueden ser nocivas para el entorno; comprobar batería y sistemas de encendido para que la combustión sea eficaz; revisar las ruedas, algo que afecta directamente al consumo del combustible y, por supuesto, a la seguridad; comprobar el filtro de aceite, tener limpio el sistema de inyección y el estado de los amortiguadores.

3. Comprobar el trayecto antes de salir

Una pregunta que todo conductor debe hacerse en el momento de llevar a cabo un trayecto es si necesita realizar ese traslado en su coche particular o puede utilizar el transporte público. No se trata de prescindir del coche, sino de buscar alternativas a su uso si realmente existen. Además, con muchas medidas que toman las ciudades de limitación para los coches, muchos ayuntamientos sustituten la falta de apertura del tráfico con mayor frecuencia y líneas del transporte público.

4. Compartir viaje con amigos y compañeros

Compartir coche es una de las opciones de economía colaborativa con mejor acogida en España. El desplazamiento es siempre más económico y menos contaminante.

5. Plantearse si es hora de cambiar de coche

Un coche viejo contamina más y gasta mucho en averías y reparaciones. El mercado del vehículo de segunda mano está en auge y tiene una flota con cada vez más modelos y posibilidades. Es también una opción para rejuvenecer el parque, porque hay muchos coches en este mercado que son prácticamente nuevos.