Euskadi sube su apuesta por la FP Dual

Euskadi sube su apuesta por la FP Dual

Confebask, Gobierno vasco y centros educativos lanzan una campaña para sumar más empresas al modelo que combina estudios y prácticas laborales

JORGE MURCIA

En un momento en el que la precariedad es uno de los principales problemas del mercado laboral, hay muchas empresas -fundamentalmente industriales- con problemas para cubrir puestos de trabajo que, además, suelen estar bastante bien remunerados. Uno de los instrumentos con los que se intenta corregir ese desajuste entre oferta y demanda de empleo es la Formación Profesional (FP) dual, un sistema que permite a los estudiantes de ciclos formativos completar su formación mediante prácticas en empresas.

Euskadi está a la vanguardia española de la FP dual, y muchas otras comunidades autónomas se fijan en la experiencia vasca a la hora de poner en marcha sus propios programas. Sin embargo, las asociaciones empresariales, en colaboración con el Gobierno vasco y los centros de FP del territorio, se han propuesto subir su apuesta por este modelo. Por eso han iniciado una campaña de captación de empresas que quieran sumarse a la FP dual.

En sus casi siete años de vigencia, más de 4.000 compañías vascas y 7.000 alumnos y alumnas de los centros de formación profesional han tomado parte en el programa. Y sólo en el presente curso lo hacen casi 2.300 jóvenes en más de 1.400 empresas de todos los sectores de actividad y todos los tamaños. De hecho, según destaca Confebask, el 80% de ellas son pymes.

La campaña incluye un díptico que explica a las empresas cuáles son los objetivos de la FP dual y las «ventajas competitivas» que les pueden proporcionar. A los jóvenes, explican en la patronal vasca, «les permite aprender en situaciones reales de trabajo, adquiriendo una experiencia profesional de al menos un año». Además, les ofrece una retribución «según contrato o convenio», y una «integración laboral que en algunas ramas industriales llega incluso al 100%.

El beneficio para las empresas reside en que la FP dual «prepara personal cualificado adaptado a sus necesidades concretas y a la cultura particular de la empresa», y facilita «el relevo generacional». Además, destacan en Confebask, «multiplica el grado de implicación y mutua colaboración, y acorta los tiemos de adaptación/formación frente a otras vías».

Los impulsores de la campaña creen que este modelo de formación se presenta como una de las herramientas «que contribuyen de manera decisiva a solucionar el problema de contratación de personal cualificado». Un obstáculo que, tal y como revela el último estudio elaborado por la patronal vasca y sus asociaciones miembro (Adegi, Cebek y SEA) afecta a siete de cada diez empresas del territorio. Además, y según una encuesta de la Viceconsejería de Formación Profesional del Gobierno vasco, el grado de satisfacción de las empresas participante es «prácticamente del 100%». Respecto al índice de inserción laboral, el 96,2% de los titulados en FP dual «encontraron trabajo al día siguiente».

Guía rápida para las empresas interesadas

La campaña de difusión entre las empresas vascas lleva el título de 'FP dual de Euskadi: talento para tu empresa', e incluye una guía rápida que explica a las compañías cómo acceder al programa. El primer paso es analizar sus necesidades en base a la estructura ce la plantilla, nivel de cualificación, puestos críticos o relevo generacional, entre otros parámetros. Después deberán identificar «qué titulaciones de FP responden mejor a dichos perfiles, así como el número de plazas».

El siguiente paso consiste en conocer en qué centros del entorno más cercano a la empresa se imparten los ciclos en los que están interesados. Ya en colaboración con el centro elegido, la empresa deberá «realizar un contraste entre las necesidades competenciales del puesto requerido y las competencias del título». A partir de ese diagnóstico se definirá la duración del plan de FP dual elegido (modalidad a dos años o a tres años con especialización) y la relación entre empresa y alumno (contrato de formación y aprendizaje o beca).

La compañía ha de identificar a la persona que hará de tutor o guía del alumnado durante su aprendizaje en la empresa. Han de ser, se recomienda en la guía, «personas que, al menos, tengan capacidad de motivación, conocimiento de la tarea y compromiso con la empresa». Esta deberá establecer, conjuntamente con el centro, el programa de formación que seguirá el alumnado (calendario, tareas, horarios, etc.). La empresa seleccionará al alumno a partir de la preselección de candidatos realizada por el centro formativo. Por último, y después de tramitar toda la documentación necesaria (contrato, convenido, ayuda de Lanbide, etc.) el instructor de la empresa se encargará de realizar «el seguimiento y evaluación del alumno(a, en coordinación con el tutor o tutora del centro de FP».