Euskadi hace negocios hasta en la Cochinchina

Euskadi hace negocios hasta en la Cochinchina

El País Vasco explora sus oportunidades de comercio con cinco países del sudeste asiático

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

Las oportunidades de negocio hay que buscarlas hasta debajo de las piedras. O en la Cochinchina, si hace falta. El sudeste asiático, donde se encuadra este histórico territorio paradigma de la lejanía, no es una de las áreas prioritarias en la que las empresas vascas puedan lanzar sus redes comerciales. Pero no deja de ser un mercado con gran potencial, con una población de más de 615 millones de personas. La Agencia Vasca de Internacionalización (Basque Trade&Investmet), que forma parte del grupo SPRI, organizó recientemente una jornada en la que se analizaron las posibilidades de hacer negocios en cinco países: Vietnam, Malasia, Filipinas, Indonesia y Tailandia.

La Agencia cuenta en Singapur con una oficina que realiza labores de apoyo en el sudeste asiático para las empresas interesadas en abordar proyectos en la zona. La directora de Basque Trade&Investmet recordó en su intervención que el plan de Internacionalización Empresarial 2017/2020 del Gobierno vasco contempla esa área geográfica como «un ámbito de países en exploración». ¿Qué significa eso? Que son países en los que la presencia vasca «no es muy significativa en términos de número de empresas operando allí, o con implantaciones productivas o representaciones comerciales». No obstante, son mercados «en los que desde determinadas perspectivas sectoriales podrían convertirse en estratégicos».

El también miembro de la agencia Alberto Gavin, repasó los sectores de actividad que pueden generar oportunidades de negocio en los diferentes países del sudeste asiático. Así, en Vietnam existe una gran preocupación por los efectos del cambio climático, con el foco puesto sobre aspectos concretos como «la eficiencia en el uso del agua o el reciclaje de aguas residuales». Además, está pendiente un gran proyecto de «electrificación del país».

Hablamos de un mercado, el vietnamita, compuesto por 95 millones de habitantes, un PIB per cápita de 7.000 dólares y un crecimiento aproximado del 7% en los últimos cuatro años. El embajador del país en España, también presente en la jornada, destacó que el intercambio comercial con Euskadi «es todavía modesto, de unos 200 millones de euros». Pero que puede multiplicarse exponencialmente tras la entrada en vigor, este año, del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.

Malasia cuenta con una población de 32 millones de habitantes, y un PIB per cápita de 8.700 euros. En los últimos cuarenta años ha experimentado un drástico cambio de modelo productivo: ha reducido el peso del sector primario del 33% a menos de la mitad, mientras que la industria -que suponía el 12% del PIB- ha elevado su protagonismo en la economía del país hasta el 18%. En Malasia también están preocupados por la preservación del medio ambiente, al tiempo que ofrece oportunidades de mejora en sus clústeres. Allí operan más de 5.000 empresas extranjeras de 50 paises. Entre las vascas, están Idom (ingeniería) y Ormazabal (soluciones y equipamientos eléctricos).

Filipinas, que supera los 100 millones de habitantes, presenta proyectos interesantes de transporte urbano en la capital, Manila, y de ferrocarril en la región central de Luzón. Además hay planes relacionados con la agricultura «que requieren infraestructuras, tecnificación o un mapeo de buenos usos del suelo». El intercambio comercial actual se centra, según destacó su embajador en España, en «la industria manufacturera, las infraestructuras, y las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación).

Indonesia y sus recursos naturales

Indonesia es la decimosexta economía del mundo y durante el último quinquenio ha conseguido mantener un crecimiento anual de su economía de en torno al 5%. Posee una privilegiada situación geográfica y una gran variedad de recursos naturales: desde petróleo y gas hasta carbón y otros minerales. Según destacó Gavin, los subsectores que más posibilidades ofrecen para las empresas vascas son los de la gestión de residuos, la energía geotérmica o el turismo.

Tailandia -con 69 millones de habitantes y un PIB per cápita de 6.700 dólares- puede presumir de una tasa de paro de sólo el 1%. El año pasado exportó productos por valor de 252.000 millones de dólares. Las relaciones comerciales con España alcanzaron los 1.900 millones de dólares, un 16% más que el año anterior.