Euskadi, a por la gran tarta australiana

Euskadi, a por la gran tarta australiana

Las empresas vascas tienen «grandes oportunidades de negocio» en el sector de las infraestructuras del país continente, que ha aprobado un ambicioso plan de inversiones

JORGE MURCIA

Australia queda a casi 18.000 kilómetros de Euskadi, pero la globalización de la economía ha hecho que las distancias entre cualquier país del mundo sean fácilmente salvables. Y que las oportunidades de negocio que se abren en un determinado lugar del mundo lo sean para todos. Aunque estén en las antípodas. Las empresas vascas tienen una oportunidad para participar de la gran tarta que prepara el Gobierno australiano: acaba de aprobar un gran plan de inversiones por valor de 46.000 millones de euros hasta 2027. La mayor parte de ese pastel se lo llevan las infraestructuras, principalmente carreteras y vías de ferrocarril.

La Agencia Vasca de Internacionalización, rebautizada como Basque Trade&Investment, analizó este escenario durante una jornada en la que participaron el viceconsejero de Industria del Gobierno vasco, Javier Zarraonandia, y la embajadora de Australia, Julie-Ann Guivarra. Zarraonandia destacó que la relación comercial entre Euskadi y Australia se concretó en operaciones por valor de 360 millones de euros. Una cifra modesta en comparación con la otras zonas geográficas más cercanas. Pero de gran relevancia si se tiene en cuenta que se duplicaron respecto al año anterior.

«Buscamos oportunidades en las que ambos podamos ganar», subrayó el viceconsejero de Industria, que destacó las armas de la economía vasca para competir en mercados tan lejanos como competitivos. Una industria que ronda el 24% del PIB y con sectores «muy maduros como son el energético, la automoción, la máquina herramienta, el ferroviario o el aeronáutico». Durante su intervención -que tuvo como auditorio a un grupo de empresarios vascos con intereses en Australia y representantes de aquel país-, Zarraonandia destacó además la apuesta de Euskadi por la I+D+i, visibilizada en «tres parques tecnológicos» y a la que destina el 2% del PIB, con la ambición de subirlo al 3%.

Guivarra destacó las posibilidades que puede abrir -en caso de fructificar- «la negociación de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, que es el segundo socio comercial de Australia». Por eso, considera, «es buen momento para explorar oportunidades entre ambos». La embajadora australiana en España puso a CAF como ejemplo de las empresas vascas presentes en su país, y destacó que el comercio de bienes entre España y Australia aumentó un 20% en 2018, fundamentalmente debido al aumento de las exportaciones hacia el país oceánico. Además, las inversiones de empresas españolas en Australia siguen creciendo, de forma que ya superan el centenar las que tienen presencia permanente allí, y con inversiones que se elevan casi hasta los 4.200 millones de euros.

Un nuevo aeropuerto para Sydney

Elena Laburu es responsable de Australian Trade&Investment, un organismo que tiene como misión atraer inversión extranjera a aquel país. Explicó que el plan de inversión australiano pretende potenciar el transporte con el fin de evitar las congestiones de tráfico, que suponen al erario público un coste de 20.000 millones de dólares australianos (unos 12.600 millones de euros). Durante su intervención en la jornada, habló de uno de los principales proyectos de expansión de Sydney, la más representativa ciudad australiana, que contempla la construcción de un nuevo aeropuerto. Una iniciativa que contempla la creación de 200.000 nuevos empleos, ya que se prevé habilitar un centro de innovación, una zona de defensa (para la que se han firmado ya acuerdos por valor de 50 millones), y otra área de tecnologías agrícolas, además de universidades y empresas.

Añadió que en Australia -país estructurado como una federación- cada estado «compite con otros por atraer a las empresas» capaces de acometer los proyectos, y que las compañías vascas pueden encontrar ahí un nicho de negocio.