Euskadi tiene un 59,4% de empleados sobrecualificados

Euskadi tiene un 59,4% de empleados sobrecualificados
Fotolia

La menor tasa de paro y la concentración de universidades propician un porcentaje casi seis puntos superior a la media española

ERLANTZ GUDEBilbao

La recuperación económica no está mejorando la relación entre formación y trabajo. Esta tesitura depara que persista el problema de la sobrecualificación –disparada desde 2014–, donde Euskadi sobresale con un porcentaje del 59,4% –frente al 53,9% nacional–. La información corresponde al estudio realizado por Analistas Financieros Internacionales y la asociación de agencias de trabajo y ETTs Asempleo, y revela un dato preocupante: tras cuatro trimestres a la baja, la tasa de sobrecualificación repunta.

El fenómeno parecía ser, en esencia, producto de la necesidad de crear empleo priorizando la cantidad a la calidad, con tal de reinsertar en el mercado laboral a las numerosas personas fuera de juego. Cabía esperar por tanto un progresivo reequilibrio entre los estudios y el puesto ocupado a medida que la economía crecía, como apuntaba la mejora de la estadística desde 2016.

Ver cómo aumentan de nuevo los empleados en puestos inferiores a su capacidad enciende las alarmas, ya que como advierten los autores del informe podría derivar, si el problema se enquista, en «la ineficiencia del mercado de trabajo y problemas de productividad». Además, también aquí hay brecha de género con mayor aumento de la sobrecualificación entre las mujeres –un 3,1 frente a un 3%–, manteniendo el desequilibrio en torno al 10%. El 49,3% de los hombres están sobrecualificados, por un 59,4% de mujeres.

El presidente de Asempleo, Andreu Cruañas, analiza el caso vasco: «La alta concentración de universidades en Euskadi propicia que arroje un porcentaje más alto». Evidencia a su vez que la menor tasa de paro fomenta la existencia de más puestos descompensados. Agrega no obstante un ligero matiz: respecto a los jóvenes –que destacan junto a las mujeres–, hay que tener en cuenta que muchas veces desempeñan en su periplo inicial puestos no adaptados a su titulación. Este factor no está analizado en detalle.

¿Qué recomienda Asempleo? Llama a los estudiantes a valorar tanto sus deseos formativos como las oportunidades que ofrece el mercado laboral, al tiempo que pide a las instituciones una mayor implicación orientativa para evitar disfunciones.

El país sufre, por otra parte, aunque en menor medida, la infracualificación, situada en el 3%. «Son en general trabajadores veteranos que suplen con experiencia la falta de formación que les exigen actualmente sus puestos», apunta Cruañas. La solución pasaría por «formación puntual para corregir esas deficiencias». No hay que olvidar, prosigue, que «las carreras laborales serán cada vez más largas».

Cambio de provincia

En 2017 se registraron por otra parte 132.460 contratos a vascos que abandonaron la comunidad para probar suerte en otras provincias –según un estudio de Randstad–. A la inversa, y en mayor medida, unos 144.600 empleados accedieron al País Vasco desde otras regiones por motivos laborales. Cabe destacar que frente al amplio dominio de Bizkaia en el primer apartado, solo supera en menos de 8.000 los casi 53.000 empleados arribados a Álava, el único territorio con más llegadas que salidas.

El 14,5% de los contratos en Euskadi implicaron movilidad interprovincial, casi un punto por encima de la media nacional, aunque lejos de Castilla-La Mancha (25,8%). Se formalizaron 2,9 millones de contrataciones en el país con el matiz indicado, un 10,9% más que en 2016 y el doble que en 2001, la cifra más modesta en el periodo analizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos