Euskadi, a la cola en venta de coches usados

Coches de segunda mano expuestos en un concesionario./Sergio Espinosa
Coches de segunda mano expuestos en un concesionario. / Sergio Espinosa

Con sólo un 0,7% fue la comunidad autónoma donde menos creció el mercado de segunda mano en 2018

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

El pasado 2018 confirmó la línea ascendente que viene siguiendo la venta de coches de segunda mano en los últimos años. Las transferencias de turismos y todoterrenos usados avanzaron en el conjunto de España un 6,6%, hasta las 2.100.385 unidades, según datos de la consultora MSI para la patronal de los concesionarios Faconauto. Pero el mercado se comportó mucho peor en Euskadi, que se situó a la cola en número de transferencias: sólo aumentaron un 0,7%, hasta las 80.283 unidades, respecto a 2017. Las cifras fueron especialmente bajas en Álava, donde las ventas sólo crecieron un 0,36% (12.673 turismos y todoterrenos transferidos) y en Bizkaia (41.960 unidades, un +0,39%). Algo más animado estuvo el mercado en Gipuzkoa, donde avanzó un 1,35% hasta llegar a las 25.650 unidades.

En lo que se refiere a coches nuevos, las cifras vascas fueron también inferiores a la media nacional. El pasado año se matricularon en Euskadi 41.701 unidades, lo que representó un repunte del 5,2%, frente al 6,9% experimentado en el conjunto del Estado. Sin embargo, la desaceleración en las ventas fue mucho más acusada en el mercado de segunda mano. Como consecuencia de ello, el ratio de venta de turismos usados respecto a los nuevos sufrió un descenso respecto al año anterior. Así, mientras que en 2017 prácticamente se vendieron dos coches de segunda mano por cada uno que se estrenaba, en 2018 la proporción bajó a 1,88. Aún así, el ratio resultó superior a la media nacional, situada en 1,57 unidades usadas por cada una nueva.

El mercado nacional de segunda mano estuvo marcado por el gran incremento en las ventas de modelos de hasta tres años; un +21,9%, hasta las 440.443 unidades. Según Faconauto, este segmento del mercado se vio favorecido por el exceso de 'stock' de coches 'jóvenes' procedentes de automatriculaciones de los concesionarios, y también de las empresas alquiladoras. Una tendencia agudizada por la entrada en vigor del nuevo protocolo de emisiones (WLTP) que obligó a los concesionarios a automatricular muchas unidades (unas 30.000) hasta el 31 de agosto. Esos coches sin estrenar pasaron a engrosar el mercado de segunda mano, lo que se tradujo en un importante descenso de ventas de vehículos nuevos en los últimos tres meses del año.

Mandan los coches más viejos

De todas formas, el pasado año siguió creciendo la edad media de los coches de segunda mano transferidos, y ya superan los doce años. La razón es que los modelos con más de diez años de antigüedad siguen en el circuito y han acaparado casi el 59% de las ventas totales de usados, hasta alcanzar las 1.237.630 unidades (un 5,6% más). No obstante, el mayor crecimiento se produjo en el segmento de los coches de hasta tres años, cuyas ventas cerraron 2018 con un significativo aumento del 21,9% hasta contabilizar 440.443 modelos.

En cuanto a los canales de venta, los concesionarios siguieron aumentando su participación en el mercado de segunda mano para crecer un 24,8%. Aún así, sólo representan un 20% del total de operaciones. Algo más de la mitad de las transferencias se realizan entre particulares: fueron 1.089.332 operaciones, con un crecimiento interanual del 10,7%.

Con vistas al presente año, Faconauto espera que el mercado de ocasión ralentice la escalada de los últimos ejercicios. En sus previsiones entra un incremento de transferencias del 3%, lo que supondría superar las 2,1 millones de unidades. «El mercado nacional de coches usados, como está ocurriendo con el de nuevos, parece haber alcanzado su techo por el momento. Por ello, en 2019 no se esperan grandes cambios ni un fuerte incremento de las transferencias, salvo en las ventas que hacen los concesionarios, principalmente de modelos de hasta cinco años, que sí seguirán creciendo», asegura el director de comunicación de la patronal de concesionarios, Raúl Morales.