98,5 millones de euros para apoyar a las pymes innovadoras

98,5 millones de euros para apoyar a las pymes innovadoras

Enisa, entidad dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que ha financiado a 'startups' como Cabify o MásMóvil, espera ofrecer este año préstamos participativos a 600 firmas

IRATXE BERNAL

Enisa, la Empresa Nacional de Innovación SA, contará este ejercicio con 98,5 millones para la financiación de pequeñas y medianas empresas, una partida con la que esta empresa dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo espera dar cobertura a cerca de 600 proyectos empresariales. Las ayudas concedidas por esta entidad, que van desde los 25.000 euros al millón y medio, han ido ganando popularidad en los últimos años y en la última década los proyectos probados se han quintuplicado hasta alcanzar en 2018 los 534. Este crecimiento ha venido muy ligado al 'boom' de las 'startups', entre las que Enisa ha apoyado a Cabify, Ecoalf, Waki TV (hoy Rakuten TV) o la vasca MásMóvil.

Estos fondos se gestionarán a través de los préstamos participativos que esta entidad de capital público gestiona desde 1982 para promover los «proyectos de innovación o crecimiento transformador» puestos en marcha por pymes. Estos préstamos, una fórmula a medio camino entre la inyección de capital por parte de un inversor privado y el préstamo bancario, se distribuyen actualmente en tres líneas de financiación dirigidas a jóvenes que hayan constituido su empresa en los últimos dos años, emprendedores de más de 40 años y pymes en crecimiento.

Financiación basada en la confianza

Según la propia Enisa, la financiación que ofrece «es de riesgo y está basada en la confianza que aporta el proyecto empresarial a través del accionariado, los gestores y el modelo de negocio que nos presentas». «Enisa no exige garantía en las operaciones que financia, pero su aportación será valorada positivamente y permitirá subir escalones en la calidad crediticia, en función del tipo de garantía aportado y del riesgo cubierto». Sus préstamos son compatibles con cualquier otra fuente de financiación pública y privada

A los más jóvenes se les ofrece financiación para abordar las inversiones que su empresa (o una startup) necesite en su fase inicial. Los socios tendrán que aportar, vía capital o a través de fondos propios, al menos un 50% del préstamo que tendrá un importe mínimo de 25.000 euros y máximo de 75.000. Este préstamo tiene un plazo de vencimiento de siete años y de cinco de carencia.

Para quienes ya cuenten con 40 o más años los fondos propios exigidos han de ser, como mínimo, equivalentes a la cuantía del préstamo que aquí eleva su cuantía máxima hasta los 300.000 euros. Al igual que en el caso anterior, la empresa ha de ser estar constituida, como máximo, durante los 24 meses anteriores a la solicitud y los períodos de vigencia y carencia máxima también son de siete y cinco años respectivamente.

Por último, en las ayudas destinadas a apoyar los proyectos de pymes que quieren expandir su negocio o lograr una mejora competitiva los fondos propios también han de ser, como mínimo, iguales a la cuantía del préstamo. Para estas firmas el importe máximo del crédito es de 1,5 millones, aunque en los casos en los que se superen los 300.000 euros los promotores deberán tener auditados externamente los estados financieros del último ejercicio cerrado. Los períodos de vigencia y carencia máxima se elevan hasta nueve y siete años respectivamente.

Según datos de la propia Enisa, las operaciones aprobadas a través de estas líneas de crédito en 2018 fueron 534 (el 48% de los solicitados), con una inversión total de 74,5 millones de euros, unas cifras que elevan su cartera histórica a más de 5.900 préstamos desembolsados por un importe total superior a los 910 millones de euros. La ayuda media fue de 140.000 euros.