La empresa vasca Arrecife Systems se sube a la ola de la energía marina

Iñigo Doria, junto a su padre José Javier. Ambos son los responsables de Arrecife Systems./E. C.
Iñigo Doria, junto a su padre José Javier. Ambos son los responsables de Arrecife Systems. / E. C.

Fabrica un novedoso prototipo para generar electricidad con la fuerza del oleaje que se probará a partir del lunes en la plataforma de ensayos Bimep, en Armintza

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

Euskadi tiene muy limitado el campo de juego de las energías renovables. Con pocos emplazamientos disponibles para los parques eólicos y escasa radiación solar con la que alimentar placas fotovoltaicas, necesita buscar otras maneras de generar electricidad de forma limpia para cumplir con los objetivos marcados en materia de energía renovable. Una de ellas es la maremotriz, la que aprovecha la fuerza de las olas. Se trata, sin embargo, de una tecnología aún en desarrollo. Y, por consiguiente, con mucho futuro. A comienzos de esta década, el Gobierno vasco, a través del Ente Vasco de la Energía (EVE), decidió impulsar un centro de ensayos de energías marinas situado frente a la costa de Armintza (Bizkaia).

Bautizado como Biscay Marine Energy Platform (Bimep), este banco de pruebas acogerá este viernes un nuevo dispositivo. Se trata de un prototipo desarrollado por una joven empresa vasca, Arrecife Energy Systems, y que según sus responsables utiliza una novedosa tecnología que incluso ya han patentado. «Creemos que no se está abordando el problema de sacar la energía de las olas de forma correcta. La mayoría se basa en las boyas, y con ellas pasa que absorben de manera parcial el movimiento vertical de la ola», explica Iñigo Doria, uno de los dos socios de la firma vizcaína.

El sistema de Doria -en realidad diseñado por su padre José Javier, catedrático en hidrodinámica, y la otra 'pata' de la empresa- está basado en el comportamiento de un arrecife natural donde rompen las olas. Esa energía se aprovecha para mover una turbina que activará los generadores eléctricos. «Lo que conseguimos es aprovechar no sólo el movimiento horizontal de la ola, sino también el vertical. Es como 'romper' la ola», ilustra Doria.

El ingenio que desembarcará el lunes en Bimep tiene 13 metros de largo, 3,5 de ancho y pesa 9 toneladas. Según Doria, otra de las claves del dispositivo es que sea lo suficientemente sólido como para aguantar los oleajes máximos -de hasta 15 metros- pero lo suficientemente ligero como para aprovechar de forma óptima el rango de olas más común en este punto del Cantábrico, de entre uno y cinco metros.

El prototipo, construido en las instalaciones de la empresa vizcaína Tacomi, ha sido sometido a una serie de ensayos previos frente a la costa de Laredo. Esta primera toma de contacto con el medio marino ha servido para pulir algunos detalles. Una vez desembarcado en Bimep, se necesitará «al menos un año más» para obtener datos «sólidos y fiables» de la tecnología. En todo este tiempo, además intentarán captar algo más que métricas. «Necesitamos financiación, porque es un proyecto que exige mucho capital. Y también futuros clientes», reconoce Doria.

Interés del sector del 'oil&gas'

De momento ya hay dos empresas que han mostrado interés por el invento. Estas compañías, dedicadas del sector del 'oil&gas', están explorando la manera de alimentar su maquinaria con energías alternativas al gasóleo. «Son empresas que tienen que llevar, bien en barco, bien en helicóptero, el diésel que utilicen las plataformas que tienen instaladas en el mar. Para ellos es más económico, y también más ecológico, utilizar la energía generada con las olas», dice el máximo responsable de Arrecife Systems, que presentó su proyecto al programa de ayudas que el EVE reserva para la promoción de las energías marinas.

El dispositivo ideado por Arrecife Systems, durante las pruebas realizadas frente a la costa de Laredo.
El dispositivo ideado por Arrecife Systems, durante las pruebas realizadas frente a la costa de Laredo. / E. C.

El de Arrecife Systema será el segundo dispositivo captador de olas que desembarca en Bimep, después del creado por la tecnológica vasca Oceantc-Idom, que finalizó sus ensayos en julio después de tres años consecutivos de pruebas. A estos prototipos hay que sumar una decena de proyectos y experimentos de componentes diversos, como pruebas de corrosión, boyas y conectores marinos, de distintos proveedores.

Además, la plataforma de pruebas espera la llegada, este invierno, de un tercer dispositivo de energía de las olas. En este caso pertenece a Wello, empresa desarrolladora de tecnología originaria de Finlandia creadora del dispositivo flotante bautizado como Penguin. Esta misma semana representantes de Wello se han reunido con proveedores vascos del sector energético y marino -en colaboración con el Clúster de Energía y el Foto Marítimo Vasco- con el objetivo de explorar distintas vías para desarrollar proyectos marinos conjuntos.