Una empresa pegada a la innovación

Una empresa pegada a la innovación

La continua inversión y mejora en eficiencia operativa y de costes permite a la firma vasca sobrevivir como el único fabricante español de cinta adhesiva

Jorge Murcia
JORGE MURCIA

Sobrevivir en un mercado cada vez más globalizado no es fácil. Si además lo tienes que hacer con una commodity -es decir, un producto de valor y utilidad, pero con un bajo nivel de diferenciación respecto a la competencia-, la dificultad es máxima. Es lo que viene haciendo con éxito desde hace casi medio siglo Ubis, único fabricante español de cinta adhesiva. La empresa gipuzcoana -radicada en Hernani pero con centro logístico en la localidad vizcaína de Arrigorriaga- se ha pegado a la innovación y a la continua mejora en eficiencia para poder competir de tú a tú con actores bastante más grandes de toda Europa y crecer en número de empleados y facturación.

Cuando nació, allá por 1970, Ubis era una empresa más dedicada a fabricar un producto «de valor añadido» y en un mercado en el que la competencia era local. «Antes en España había ocho fabricantes de cinta adhesiva. Ahora solo quedamos nosotros», recuerda el director general, Ricardo Fuentes. La compañía fue capaz de entender que su gestión «tenía que cambiar». Y que para liderar un sector «en el que los costes son tan importantes, hay que buscar permanentemente la eficiencia operativa y en costes».

Lo primero consiste en incrementar la operatividad. En Ubis, aclara Fuentes, «todo se mide por metros cuadrados-hora-máquina. Por eso todos los años hacemos inversiones en inmovilizado materia que oscilan entre 1,5 millones y dos millones de euros». Además, cada diez años invierten en una nueva rotativa, cuyo coste puede variar entre los 10 y 20 millones de euros. «Ahora mismo estamos montando una máquina nueva que corta 600 metros de cinta por minuto. La que estamos quitando cortaba 350 metros. ¿Funcionaba bien? Sí, pero al final de lo que se trata es de sacar más metros cuadrados a la máquina con la misma estructura y personal para reducir costes unitarios», explica el director general de la compañía.

Por otro lado, está la eficiencia en costes: ofrecer un producto «de prestaciones óptimas con unos costes mínimos de material». El secreto está no solo en «buscar permanentemente la innovación. Porque tú puedes tener una fórmula estupenda para fabricar el material. Pero luego tienes que ser capaz de aplicarla en tu proceso productivo». Esa búsqueda constante de la eficiencia y la capacidad de sacar la I+D del laboratorio ha permitido a Ubis sobrevivir al tsunami que se llevó por delante a la competencia en España. «Muchos de nuestros competidores no lo hicieron. Además, al trabajar con productos disolventes, si no tienes instalaciones punteras asumes riesgos y puedes tener accidentes. Varios fabricantes nacionales desaparecieron porque los sufrieron. No contaban con las instalaciones adecuadas», dice Fuentes.

Esa apertura a los mercados internacionales ha obligado a Ubis a cambiar muchos aspectos en la gestión del día a día. «Por ejemplo, hace no tanto tiempo casi todas nuestras materias primas las comprábamos en Europa. Hoy, en todo el mundo. Por ejemplo, el film de polipropileno, que es la base de la cinta adhesiva, compramos al año 4.000 toneladas. Las compramos en Rusia, India, Taiwan.. también en Europa. Pero es importante tener una visión global para saber que estás comprando el mejor producto y al precio más adecuado».

La competencia de Ubis se ha globalizado, si bien se localiza fundamentalmente en Europa, sobre todo Alemania, Italia y Grecia. «Son empresas que facturan entre 30 millones, las más pequeñas y 220 las de mayor tamaño. Nosotros estábamos el año pasado en 63 millones, este año esperamos cerrar en 78 millones y para el que viene llegar a los 80 millones de euros», espera Fuentes. El mercado nacional supone aproximadamente el 40% de las ventas, aunque las perspectivas son de un crecimiento de las exportaciones, de forma que España pase a representar aproximadamente el 30%. De todas formas, casi el 90% de la facturación se queda dentro de las fronteras europeas. Los principales destinos del producto de Ubis -cintas adhesivas para todo tipo de sectores: embalaje, pintura y decoración, automoción, etc.- son Alemania, Francia, Reino Unido o Polonia. «En cada uno de esos países facturamos entre cinco y siete millones anuales».

La sede central de Ubis está en Hernani, pero el centro logístico y la delegación del mercado nacional se encuentra en Arrigorriaga. La compañía emplea a 157 trabajadores, después de que en los últimos tiempo haya sumado 31 efectivos a su plantilla. «En el primer semestre del año empezamos a trabajar también los sábados. Y desde el 1 de abril, siete días a la semana, 24 horas al día», asegura Fuentes.