Las posibilidades laborales del deporte

Fernando Garrigos, Joseba Bujanda, Isabel Ariceta (vicedecana de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de Deusto) y María Tato./
Fernando Garrigos, Joseba Bujanda, Isabel Ariceta (vicedecana de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de Deusto) y María Tato.

El 61% de los monitores, entrenadores y directores deportivos carece de formación especializada

IRATXE BERNAL

«El deporte es salud. Sí, pero si se hace bien. Si, en cambio, las sesiones de entrenamiento no son las adecuadas y eso acaba generando una lesión…». Joseba Bujanda, gestor deportivo de la Escuela Vasca del deporte, puso este ejemplo para evidenciar la necesidad de profesionalizar a monitores, entrenadores y directores deportivos. Según sus datos, de las cerca de 20.000 personas que hoy realizan alguna de esta labores, el 61% carece de formación especializada, algo que la futura Ley sobre Acceso y Ejercicio de las Profesiones del Deporte ordenará obligando a los profesionales a demostrar su formación y experiencia y figurar en un registro en el que también estarán los profesores de educación física.

Los efectos de esta normativa, inicialmente prevista para finales de este año aunque los más optimistas no la esperan ya hasta los primeros meses de 2019, fueron los primeros protagonistas de la segunda edición de Kirola Biziz, un encuentro organizado por la Diputación foral de Bizkaia junto a la Universidad de Deusto con la colaboración de la UPV, la Universidad de Mondragón y la viceconsejeria de Formación Profesional del Gobierno Vasco para acercar a los más jóvenes las oportunidades de empleo en el deporte.

Bujanda adelantó que, junto a la evidente ventaja de contar con profesionales más adecuados, entre las primeras consecuencias de la aprobación de la Ley también estarán la reducción del número de monitores, entrenadores y directores deportivos aptos para el ejercicio de la profesión y los consecuentes problemas de contratación, que además se encarecerá. «Estarán más cualificados, pero serán menos, porque esas cerca de 12.000 personas que hoy carecen de titulación y experiencia homologable, que se dedican al deporte como afición, en muchos casos abandonarán el sector. Estamos hablando de cerca de 9.000 actividades que quedarían desatendidas», señaló.

«Cambiarán muchas cosas, sobre todo durante el período de transitoriedad. Habrá federaciones y equipos que tengan que compartir director deportivo; instalaciones en las que los horarios no se establezcan sólo en función de las necesidades de los usuarios sino también de la disponibilidad de los monitores; entrenadores que tengan que completar sus tareas realizando trabajos administrativos…», adelantó Bujanda, quien también aprovechó el acto para reclamar mayores partidas en los presupuestos públicos. «Siempre somos lo último de lo último. El presupuesto del Gobierno vasco para deporte no llega al 0,1%. Vale que hay que destinar algo menos dinero que a cultura, pero algo, no hasta siete veces menos, cuando el deporte tiene cada vez más presencia en nuestras vidas».

Fernando Garrigos, director del centro de formación profesional Harrobia y hasta el año pasado presidente del Colegio Oficial de Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, coincidió con Bujanda en la necesidad de profesionalizar el sector como una forma también de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores. «Pese al incremento de la práctica deportiva, las condiciones de contratación para los profesionales del sector son hoy las mismas que hace 18 años», lamentó. «El nuestro es un sector en el que dominan el intrusismo, el voluntariado, la rotación, el pluriempleo… Crece el empleo, pero también la precariedad. La Ley ayudará pero no va a ser la panacea, así que desde la orientación seamos muy rigurosos y hagamos una advertencia a los alumnos y sus padres de lo que después se van a encontrar», lamentó.

«Este sector da entrada al mercado laboral a muchos jóvenes que antes o después acaban dedicándose a otra cosa, porque ser monitor o entrenador no les da para vivir. Es más una afición con la que realizan una labor de voluntariado o sacan un sobresueldo, por lo que se queda a expensas de que la puedan conciliar con otros trabajos o necesidades», explicó. Garrigos indicó que Euskadi tiene «el 'logro'» de ser la comunidad donde la edad de los monitores, entrenadores o directores deportivos en ejercicio llega a los 44 años, pero esas malas condiciones de contratación hacen imposible que en la mayoría de los casos alcancen la jubilación en el sector.

«Prolongar la carrera profesional, que deje de ser vista sólo como un nicho de empleo para jóvenes que buscan un primer trabajo, es uno de los mayores retos que tenemos por delante. Hoy, la experiencia no vale nada y a las empresas, ellas sabrán por qué, no les interesa mantener a los trabajadores mucho tiempo. Prefieren que haya rotación y eso conlleva que la ofrezcamos un servicio deportivo muy básico», enfatizó.

En este sentido, reprochó a las administraciones públicas, como agentes contratadores, que primen los criterios económicos sobre los profesionales cuando sacan a concurso las subcontratas para ofrecer estos servicios en las instalaciones públicas. «Cuando se subcontrata algo debería ser porque nosotros no podemos hacerlo y lo dejamos en manos de quien lo vaya a hacer bien, y no de quien ofrezca el mejor precio sin garantizar que sea después capaz de sacar adelante la adjudicación», dijo.

La última en participar en el debate fue María Tato, abogada que ha asesorado a varias federaciones deportivas, quien coincidió con Garrigos en la necesidad de crear un clúster que tenga la mejora de las condiciones laborales como objetivo, pero quiso ser un poco más optimista. «Yo no creo que estemos como hace 18 años. Creo que ha habido una evolución muy positiva y creo que vienen tiempos mejores. Pero no debemos buscar tras la ley más que aquello para lo que está pensada; ordenar y regular este refrito de personas que hoy intervienen en el sector. Y yo agradezco que sea una ley tan sencilla, que también creará nichos de empleo en la certificación, los servicios de gestión o la asesoría legal …».

Kirolaz biziz celebra hoy su segunda jornada a lo largo de toda la mañana con nuevas presentaciones de empresas y debates sobre deporte y autoempleo o el papel de las mujeres en el sector, repartidos entre el paraninfo de la UPV (Bizkaia Aretoa) y el auditorio de la Universidad de Deusto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos