Se desploman los precios de las llamadas telefónicas desde el extranjero

Se desploman los precios de las llamadas telefónicas desde el extranjero

Competencia analiza los efectos de la regulación del 'roaming' en la Unión Europea

JOSÉ V. MERINO

Pocas cosas enfadan más al viajero que pagar sin tino por el simple hecho de llamar por teléfono desde el extranjero. Quejas sin cuento y demandas de todo tipo precedieron a la decisión política de poner coto a una situación paradójica en una Europa que presume de unidad. Ahora, pasado un tiempo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de publicar el 'Informe relativo al servicio de itinerancia internacional en la UE'. En él, se realiza seguimiento de la regulación comunitaria relativa a los servicios de itinerancia internacional (o 'roaming') en los últimos ejercicios, así como la evaluación de su impacto en el mercado.

Se miran, en concreto, los cambios acontecidos en el sector entre septiembre de 2014 y marzo de 2018. El 15 de junio de 2017, Europa dijo adiós al 'roaming' después de un largo proceso de negociación entre los países miembros que se inició diez años antes con un calendario de reducción de los precios.

Desde junio de 2017, los usuarios pagan por una llamada de voz, un mensaje o transmisión de datos sin importar que la comunicación se realice desde su país de residencia o desde cualquier otro Estado Miembro. Es decir, los proveedores de servicios de telecomunicaciones deben facturar a sus abonados por los servicios de 'roaming' los mismos precios que les facturarían por demandar esos servicios en el país de origen.

El análisis de Competencia ha permitido comprobar que, en lo que respecta tanto a los servicios a nivel mayorista como a los servicios minoristas o finales, los operadores móviles que operan en el mercado español han ofrecido los servicios de itinerancia internacional conforme a los precios establecidos por los distintos reglamentos comunitarios.

Se ha traducido en un descenso del 95% del precio medio de los servicios de voz. El precio por minuto en llamadas realizadas desde países comunitarios ha pasado de 85 céntimos por minuto a 3,9 céntimos en 2018. Por su parte, las llamadas recibidas han pasado incluso a ser un servicio gratuito.

En cuanto al acceso y uso de datos, durante estos cuatro años los precios han caído un 98,1%. En concreto, el precio por giga ofrecido por los operadores españoles ha disminuido de los 200 euros en 2014 a los 4,1 euros en 2018. En paralelo, ha aumentado exponencialmente el consumo.

Competencia subraya una excepción. «Cabe señalar que el fin del 'roaming' no provocó caídas significativas en los precios de la mensajería (SMS)». ¿Por qué? Se debe a que el precio de enviar un SMS dentro del mercado nacional (6,31 céntimos) era mayor que la eurotarifa aplicada previamente (6 céntimos) desde un país comunitario.

Dentro del mercado mayorista, que incluye los servicios móviles que presta un operador a otro operador extranjero cuando sus clientes acceden a dichos servicios desde un país extranjero en el que su operador nacional no dispone de red propia, el acceso a los datos es el servicio que genera mayor volumen de ingresos, teniendo en cuenta el volumen de facturación, con una tendencia que crece de forma progresiva desde 2014.