Democracia vasca para la Industria 4.0

Democracia vasca para la Industria 4.0
Fotolia

Tres empresas idean un set de herramientas básicas para que las pymes industriales no se queden atrás en la transformación digital

JORGE MURCIA

Pocos dudan de que hoy en día las empresas industriales están obligadas a acometer una transformación digital, so pena de perder el tren de la competitividad. Muchas grandes corporaciones, apoyadas en sus áreas de I+D y su mayor músculo financiero, ya han iniciado ese proceso. Pero el tejido industrial vasco está dominado por las pymes. «Y muchas están aún 'en pelotas' en lo que se refiere al terreno tecnológico. Y ya no hablemos de la Industria 4.0, que les resulta como de ciencia ficción», dice Iñaki Bartolomé, CEO de Ideable Solutions. Su compañía se ha aliado con otras dos (Urbegi e Ideiatek) para dar respuesta a esa necesidad de democratizar la transformación digital de las pymes.

El programa de ayudas Elkarlanean de la Diputación de Bizkaia -que auspicia proyectos de innovación y dinamización económica- ha impulsado la colaboración de estas tres compañías, ligadas a la ingeniería de procesos y las soluciones de gestión empresarial. El primer paso en su trabajo conjunto fue detectar las necesidades que las pymes tenían en el campo de la Industria 4.0 -mediante una encuesta realizada a un centenar de empresas-; y a partir de ahí perfilar, el producto. Así se comenzó a gestar la suite de herramientas básicas para la Industria 4.0, un set de herramientas básicas que sirve de puerta de entrada para las pequeñas y medianas empresas en el mundo de la transformación digital. «Porque algunas de ellas ni siquiera tienen un software de gestión propia para sus procesos», explica Bartolomé.

El primero de los cinco 'Kits' que componen el producto es de divulgación, que permite acercar conceptos generales de la Industria 4.0 (fabricación aditiva, 'servitización' de procesos, gestión remota, realidad aumentada y virtual, etc) «de una manera sencilla». Se trata, a grandes rasgos, de «alfabetizar» digitalmente a esas empresas. Luego entra en juego el 'kit' de la toma de decisiones, que consiste en una metodología que analiza «cómo está funcionando la empresa actualmente, y en qué punto desde el punto de vista de la aplicación de la tecnología podemos tener más impacto con el menor esfuerzo inversor posible». Por ejemplo, si es necesaria una herramienta de gestión para mejorar la relación con los proveedores, si existe un problema de logística... «O de saber cosas tan absurdas en teoría como cuánto tiempo estoy tardando en fabricar una determinada referencia», dice Bartolomé.

El 'kit' de cultura de empresa simula una especie de juego para que el personal de la compañía participe en el proceso a través de propuestas de mejora. En una siguiente fase se sitúa el 'kit' flujo de operaciones, enfocado en la propia digitalización de los procesos «para poderlos identificar y medir mejor.». Por último, el 'kit' de estrategia 4.0 permite elegir entre las opciones que existen en el mercado, o incluso implementar alguna «hecha a medida». Herramientas que sirven de pauta «para transformar poco a poco a poco el negocio con el objetivo final de ser más eficiente y de conseguir mejorar los procesos».

Roles definidos

Las tres compañías creadoras de esta 'suite' de herramientas tienen perfectamente definidos sus roles. Urbegi se encarga actualmente de testar la fase productiva, al tiempo que está recogiendo el 'feedback' de los clientes antes de la comercialización del producto, prevista para después del verano. Ideable se centra más, asegura Bartolomé, «en el desarrollo móvil y en temas de IOT (Internet de las Cosas)», mientras que Ideiatek es la principal responsable de la herramienta de gestión de procesos.

También cuentan con la colaboración de otras dos compañías. Una de ellas es Bihartek, experta en 'gamificación' (aprendizaje lúdico), que se encarga de diseñar el proceso de participación de los empleados. La otra es Sorabe, especializada en metodología Lean, para la mejora continua de procesos.

El objetivo del proyecto es «impactar» en la fase inicial del tránsito hacia la Industria 4.0 para todas aquellas empresas «que aún no han empezado a caminar».