La compensación flexible relacionada con los gastos del primer ciclo de educación infantil

La compensación flexible relacionada con los gastos del primer ciclo de educación infantil

Iñaki Recalde
IÑAKI RECALDE

La normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) prevé ahorros fiscales para los empleados por cuenta ajena relacionados con medidas de compensación flexible en torno a los gastos del primer ciclo de educación infantil (guardería).

Esto se concreta de la siguiente forma: la empresa empleadora, en vez de abonar en dinero una cantidad (por ejemplo, 1.000 euros) que tributa en el IRPF de su empleado (por ejemplo, 250 euros) y cuyo neto (750 euros) el empleado destina a pagar los gastos de guardería de sus hijos, pone a disposición de su empleado un servicio de guardería y detrae de su nómina la cantidad antes satisfecha en metálico. Esta compensación al empleado no computa como rendimiento en su IRPF: esos 1.000 euros, cobrados en especie, no existen, luego el empleado se ahorra, siguiendo los números del ejemplo, 250 euros.

La normativa del IRPF vizcaíno aplica este tratamiento, tanto a la puesta a disposición por parte de la empresa empleadora de espacios homologados como guarderías para los hijos de sus empleados o a la contratación a terceros de un servicio de guardería para los hijos de los empleados, como en el caso de optar por el «ticket guardería», similar al concepto, más conocido, de ticket restaurante: la empresa hace entrega a su empleado de vales canjeables en la guardería que el empleado decida (y acepte el pago mediante vales) y le resta de su nómina dineraria el importe equivalente al valor de los vales entregados. Esta fórmula indirecta tiene un límite anual de 1.000 euros para cada trabajador.