Las causas más comunes por las que un empresario puede acabar en la cárcel

Las causas más comunes por las que un empresario puede acabar en la cárcel

La administración desleal, las insolvencias punibles y los abusos de administradores o socios mayoritarios son los delitos más extendidos

JORGE MURCIA

Las empresas ponen cada vez más empeño a la hora de blindarse frente a los errores o decisiones poco responsables de sus administradores y directivos. Las que no se protegen contra esas eventualidades -por ejemplo, contratando seguros D&O- corren el riesgo de ver cómo sus administradores pueden acabar entre rejas. La lista de empresarios a los que sacan esposados de sus despachos no deja de aumentar. En la mayor parte de los casos los delitos que se les imputan están relacionados con casos de fraude o abuso. El despacho de abogados y asesores Life Abogados explica cuáles con los delitos económicos más comunes que pueden acabar con un empresario entre rejas.

ADMINISTRACIÓN DESLEAL

Sucede cuando en la gestión de una empresa el administrador hace un uso excesivo en el uso de las facultades que le han sido conferidas. Además, dichos excesos deben causar un daño al patrimonio de la sociedad. No se trata, por tanto, de una mala gestión o de cometer un error. En estos supuestos constituirían asuntos de la jurisdicción civil-mercantil. Un reciente y sonado ejemplo de administración desleal fue el de Domingo Parra, exconsejero del Banco de Valencia. Parra fue condenado el pasado mes de abril a cuatro años de prisión por un delito continuado de administración desleal en varias macrooperaciones urbanísticas financiadas por la entidad bancaria que originaron un perjuicio de 198 millones de euros.

INSOLVENCIAS PUNIBLES

Se trata de una tipología de delito relacionada con los concursos De acreedores (las antiguas quiebras y suspensiones de pagos). En estos supuestos, el administrador «infringe gravemente su deber de diligencia» en la gestión de la empresa, causándole un daño u ocultando su situación real. Y todo ello cuando la sociedad ya ha dejado de cumplir regularmente con sus obligaciones o está a punto de hacerlo. Fue el delito que llevó a la cárcel a Jabyer Fermández, administrador único de Irubenor.

Fernández fue condenado a tres años de cárcel como culpable de un delito de insolvencia punible en el marco de una de las mayores operaciones inmobiliarias de la historia reciente de Euskadi. Los tribunales demostraron que Fernández vació la caja de Iurbenor después de recibir -en enero de 2009- casi 62 millones de euros de las filiales inmobiliarias de Kutxabank y CaixaBank por la venta de unos terrenos del fracasado proyecto urbanístico Puerta de Bilbao. El empresario no empleó ese dinero en pagar una deuda fiscal con la Hacienda vizcaína de unos 44 millones de euros.

ABUSOS DE ADMINISTRADORES Y SOCIOS MAYORITARIOS

Los cometen las sociedades cuando adoptan determinados acuerdos perjudiciales para la propia compañía, alguno de sus socios o para un tercero. En este caso destacan las imposiciones de mayorías sobre las mayorías, explica Life Abogados.

Mecanismos de blindaje

Los expertos del bufete destacan que existen «mecanismos con los que blindarse y aliviar la carga de una decisión cuestionada». Por ejemplo, los seguros específicoS, como el de administradores y directivos. Y con vistas a reforzar la defensa frente a una acusación, merecen ser contempladas «las medidas de control y prevención de riesgos dentro de la compañía, los planes de cumplimiento y la existencia de órganos, internos o externos, específicamente dedicados a ese fin». Por ejemplo, las auditorías internas o las comisiones de control.

También subrayan la necesidad de «compartir riesgos». Porque el administrador dispone de «un abanico de posibilidades para evitar tomar las decisiones en solitario, bien sean asumidas por el consejo de administración, el comité de auditoría o por tantas otras personas implicadas que pueden mitigar, en definitiva, esa soledad extrema en la que puede sentirse muchas veces el que tiene las responsabilidades últimas sobre la vida de la empresa».

Temas

Cárcel