Las cámaras de comercio ayudan a 119 mujeres a crear empresas

Dos emprendedoras consultan sus dudas en la Cámara de Comercio de Bilbao. /Luis Ángel Gómez
Dos emprendedoras consultan sus dudas en la Cámara de Comercio de Bilbao. / Luis Ángel Gómez

Los servicios de apoyo al emprendimiento de los entes camerales de Bilbao y Álava atendieron en 2018 a 388 emprendedoras

IRATXE BERNAL

Menos, pero más decididas. La mejora de la situación económica ha reducido el número de mujeres que opta por el emprendimiento para desarrollar su actividad profesional, pero la caída parece haberse estabilizado, según los datos recogidos por las cámaras de comercio de Bilbao y Álava dentro del programa de apoyo empresarial a las mujeres (Paem). Si el número de empresas creadas por mujeres registrado el año pasado (119) representa una caída del 15% con respecto a los datos de hace tres años, apenas supone un decrecimiento del 3% con respecto a los del año pasado.

En 2018, esta iniciativa que se desarrolla en colaboración con el Consejo Superior de Cámaras y cuenta con el apoyo financiero del Fondo Social Europeo y del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, llevó hasta los servicios de apoyo de ambas cámaras (la guipuzcoana no participa en el programa) a 388 mujeres, cuyas consultas dieron origen a 67 empresas en Bizkaia y 52 en Álava.

«A nuestras ventanillas llegan emprendedoras en todas las fases del proceso, desde las que sólo tienen la idea de negocio pero aún no han hecho ningún plan de viabilidad hasta las que ya están asentadas y necesitan asesoramiento para modernizar o ampliar su compañía», explica Iratxe Bengoetxea, técnica del Departamento de Desarrollo Empresarial del ente cameral bilbaíno.

Eso quiere decir que el aparente desfase entre las mujeres que han acudido a los servicios de apoyo de ambas cámaras (388) y las empresas finalmente constituidas (119) no sea tal, ya que algunas de las asesoradas finalizarán el proceso este año. «Hay proyectos que no pasan de la fase de estudio porque requerían demasiada inversión o no tenían garantías de viabilidad y efectivamente se han quedado sin desarrollo; pero también hay muchos que requieren más maduración y el proceso de constitución es muy largo y no se ha podido culminar al cierre del ejercicio», matiza.

Y aunque entre los proyectos que no han llegado al final del recorrido también están los que simplemente de han quedado 'aparcados' porque la promotora ha encontrado trabajo por cuenta ajena, los datos muestran que el emprendimiento es una opción cada vez más asentada entre las mujeres.

«En nuestro caso, las empresas creadas han pasado de 70 en 2017 a 67 en 2018, que es un descenso mínimo. Sobre todo si se tiene en cuenta que la mejora de la situación económica hace que muchas mujeres, las que veían el autoempleo sólo como un recurso para evitar el paro, ya tengan otras alternativas y abandonen sus proyectos. De modo que los datos sí muestran una caída con respecto a los registros de hace dos o tres años (en 2016, por ejemplo, fueron 80), es una caída que en estos dos ejercicios ya se ha suavizado y creemos que podemos estar entrando en un período de estabilidad», señala Bengoetxea.

De la necesidad a la motivación

En el caso alavés el descenso es aún menor (53 empresas en 2017 frente a 52 en 2018. «Observando los datos de que disponemos de todas las mujeres emprendedoras que pasan por Cámara de Álava, sí podríamos hablar de una consolidación en el emprendimiento entre mujeres. De hecho, observamos que en los dos últimos años el porcentaje de mujeres que trabajan por cuenta ajena se ha incrementado de forma importante, pasando a ser casi el 45% de las usuarias que quieren emprender (el 21% en Bizkaia), por tanto, podemos observar un paso del emprendimiento por necesidad al emprendimiento por oportunidad o por motivación, que nace de la observación del mercado y la propuesta de soluciones a problemas que se están presentando o a la respuesta a nuevas necesidades», como señalan desde el ente cameral.

Uno de las datos más llamativos es que las mujeres paradas que optan por reengancharse al mercado a través de su propio negocio lo hacen antes de llevar un año desempleadas. En Bizkaia son el 62% y en Álava, el 44%. «Aunque es verdad que ahora que hay más contrataciones y puede ser más fácil encontrar un nuevo empleo, hay que destacar que muchas mujeres deciden no alargar más de un año esa situación. Quienes acuden a nuestros servicios de apoyo son mayoritariamente muy rápidas decidiendo qué hacer. Tienen ya una experiencia y una trayectoria profesional a sus espaldas y prefieren trabajar por su cuenta, y dar un nuevo recorrido a esa trayectoria, que esperar ser contratadas por terceros», explica la técnica de la cámara bilbaína.

La opción del emprendimiento es mayor entre las mujeres con estudios universitarios, que son también las que introduce variedad en la tipología de negocios creados. «El tramo de edad con más emprendedoras es de 25 a 54 años, y el 41% del total tiene una carrera. Aquí se pueden distinguir dos grupos, las que crean negocios de servicios a empresas como consultorías o marketing digital, y las de las ramas industriales que crecen muy poco a poco. Entre los dos han ido ganando terreno a actividades antes consideradas más femeninas que incluimos en los servicios personales, como peluquería», subraya Bengoetexea.

El programa de apoyo empresarial a las mujeres (Paem) nació hace ya quince años para «sensibilizar a las mujeres hacia el autoempleo» y atiende tanto a quienes aún no han puesto en marcha su negocio como a las emprendedoras que necesitan ayuda para su modernización o ampliación.

«En las cámaras reciben asesoramiento integral. Se les explica desde el principio cómo desarrollar la idea de negocio y se les acompaña gratuitamente en todos los trámites hasta que finalmente abren la empresa. Después, también tienen ayuda para, por ejemplo, realizar diagnósticos, acudir a ferias o asistir a talleres sobre materias que les ayuden en su negocio o saber qué subvenciones hay para renovar el equipamiento», enumeran desde la Cámara de Comercio de Bilbao.