El 86% de los autónomos cotiza por la base mínima

El 86% de los autónomos cotiza por la base mínima
FOTOLIA

El perfil medio del trabajador por cuenta propia es el de un comerciante, varón de entre 40 y 54 años y con más de tres de actividad

JORGE MURCIA

Que el autónomo cotice en función de sus ingresos es un objetivo perseguido por las asociaciones que representan a este colectivo de trabajadores. Porque la inmensa mayoría (el 86%) lo hace por la base mínima, mientras que únicamente el 14% opta por un tramo superior. Los magros ingresos de muchos de estos trabajadores, unido al hecho de que puedan elegir libremente cuánto contribuyen al sistema, hace que cotizar lo mínimo imprescindible sea la opción elegida por la mayoría. Eso sí, a cambio de ver reducidas sus prestaciones por baja o jubilación.

Es una de las características el autónomo español, que por otra parte atiende al siguiente perfil medio: se dedica fundamentalmente al comercio, es un varón de entre 40 y 54 años de edad, con más de tres al frente de su negocio, y que no tiene trabajadores a su cargo. Es la radiografía del colectivo elaborada por la asociación ATA a partir de los datos publicados el pasado año por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

A 31 de diciembre de 2018 había 3.253.039 personas inscritas en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA), un 1,6% más que un año antes. El incremento se dio en trabajadores de ambos sexos, aunque fueron las mujeres las que lideraron el impulso emprendedor al crecer un 2,8%, frente al 0,9% de ellos. Así, de los 31.128 trabajadores que sumó el RETA durante el pasado año, el 62,2% (19.356 personas) eran mujeres, frente al 37,8% de varones (11.772).

Seis de cada diez (casi dos millones) son autónomos personas físicas, mientras que el 38,7% (1,26 millones) están dados de alta con algún tipo de sociedad. El informe de ATA destaca cómo, dentro del primer grupo, «cada vez más trabajadores por cuenta propia logran consolidar sus negocios y seguir adelante».

A juicio de la asociación, se ha reducido la mortalidad de las actividades de los autónomos, puesto que dos de cada tres (el 66,7%) lleva más de tres años al frente de su negocio, mientras que algo más de la mitad supera los cinco años de actividad. Sólo el 16,7% de los autónomos persona física regenta su negocio desde hace menos de un año. Este grupo de trabajadores se ha incrementado en un 40,6%, lo que en opinión de ATA «muestra cómo la ampliación de la tarifa plana (el pago de 60 euros de cuota mensual a la Seguridad Social) funcionó».

Atendiendo a la edad, predomina el autónomo de entre 40 y 54 años (casi uno de cada dos está en esa franja), mientras que el 26,8% tenía más de 55 años. Los jóvenes (menores de 25 años) apenas representan el 2%.

Compaginar trabajo autónomo y asalariado

En el informe se destaca cómo el año pasado aumentó un 12,2% el colectivo de trabajadores por cuenta propia que simultanean su actividad con otra como asalariados. Aún así, son sólo 121.652, el 6,1% de los autónomos personas físicas.

Por sectores de actividad, el comercio, la construcción y la agricultura concentran casi la mitad de los autónomos personas físicas (44,7%). El primero de ellos es el que más trabajadores presenta, con 445.476 personas, el 22,3% del colectivo

En cuanto a la nacionalidad, poco a poco se incrementa el número de extranjeros que se dan de alta en el RETA, y ya suponen uno de cada diez autónomos persona física (209.896). Su ritmo de crecimiento supera el 10%, frente al 0,6% de los autónomos con nacionalidad española.

Uno de cada cinco autónomos que no son societarios (el 21,8%) tienen al menos un trabajador a su cargo, lo que representa un incremento del 1,6% en el número de autónomos empleadores (hay 6.802 más que un año antes). El colectivo con mayor crecimiento es el grupo de autónomos con más de cinco trabajadores a su cargo, que se incrementó un 5,2% a lo largo del pasado año hasta sumar 45.252.