La ardua y costosa apuesta empresarial por la automatización inteligente

La ardua y costosa apuesta empresarial por la automatización inteligente

La ausencia de una estrategia integral impide a muchas compañías demostrar el impacto de su inversión en inteligencia artificial

JORGE MURCIA

Cada vez son más las empresas que entienden la necesidad de aplicar tecnologías disruptivas a sus procesos de producción. Hablamos de la analítica de datos, la Inteligencia Artificial (IA), la computación en la nube (Cloud), o el 'Machine Learning'. Conceptos de nuevo cuño agrupados en uno más genérico denominado Automatización Inteligente (AI). La automatización de procesos está considerada como una palanca vital para beneficiarse, de una manera ágil y eficiente, de las ventajas que proporciona la transformación digital en las compañías. Pero se trata de una apuesta que muchas veces resulta frustrante. Los directivos de las empresas no consiguen los resultados esperados, por un buen número de razones que trata de explicar el informe 'Easing the pressure points: The state of intelligent automation' elaborado por KPMG y la consultora HFS Research.

Como apunta Eva García San Luis, socia responsable de Análisis de Datos e Inteligencia Artificial de KPMG España, «la inversión en tecnologías de AI y su adopción se está produciendo a un ritmo vertiginoso, pero a muchas empresas les está costando demostrar su impacto». La experta sostiene que «sin una estrategia de transformación digital integral que refuerce las inversiones en Automatización Inteligente en toda la organización, estos proyectos se estancarán en su fase piloto y no lograrán los resultados esperados». Si, por el contrario, esa apuesta se hace con una visión clara y un enfoque integrado, «la AI es un catalizador para las empresas, ya que trae consigo una ventaja competitiva no sólo empresarial, sino también en el plano financiero».

Casi la mitad de las compañías consultadas en España para la elaboración de estudio acumulan inversiones de más de 9 millones de euros. Y en una de cada cuatro la apuesta se traduce en casi 45 millones. Las actividades relacionadas con el negocio principal de la empresa (el 'core business') y otras áreas como la de compras, aprovisionamiento y cadena de suministro son las que absorben las mayores inversiones.

La mayoría de las empresas invierten en todo el espectro de tecnologías englobadas en la Automatización Inteligente. Pero un análisis más detallado demuestra cierta predilección por la analítica avanzada de datos y la Inteligencia Artificial. Así, sólo el 15% de las compañías españolas preguntadas para la elaboración del informe admite adoptar una visión integral de su apuesta por la Automatización Inteligente. El estudio considera «importante» que las empresas asuman ese enfoque «y detecten dónde, cuándo y cómo integrar los esfuerzos a través de las tecnologías para optimizar todo el potencial que ofrecen en su conjunto».

El informe constata que los sistemas de AI «no se están escalando lo suficientemente rápido como para cumplir los objetivos y retornos deseados», pese a observarse una «alta correlación entre ambas variables». Así, el 64% de las compañías globales que más y mejor están cumpliendo sus objetivos financieros esperan haber implantado este año todos los procesos de Automatización Inteligente. Por contra, el 59% de las empresas que financieramente marchan peor trabajan con un horizonte de 2 a 5 años en la implantación transversal de estas tecnologías.

Combinar tecnología y negocio

¿Qué dificultades se encuentran los directivos a la hora de obtener los resultados que esperan de esas inversiones? Por un lado, la necesidad de escalar tanto vertical como horizontalmente esas tecnologías entre los procesos y las funciones. A ello se le añade «la incertidumbre» sobre la inversión financiera necesaria. Y, con frecuencia, «la falta de claridad organizativa» para desplegar esos procesos. «La falta de liderazgo y visión», unido a la «escasez de profesionales», son otros obstáculos.

Otro error que suelen cometer algunas empresas en un estrategia de AI es no aplicar un enfoque combinado entre tecnología y negocio. Cuando la iniciativa la lidera el departamento de tecnología, sin ninguna implicación de negocio, «no se avanza a buen ritmo». Sólo el 13% de los directivos españoles admiten combinar ambos factores. Uno de los elementos que conduce más rápido al éxito es la creación de centros de excelencia que lideren la implantación del proceso. Pero apenas un 10% de las empresas españolas han creado este tipo de unidades.

También se echa en falta a profesionales con habilidades, formación y capacidad de reconversión. Un problema que ha de resolverse, según el estudio, «con un enfoque múltiple». Empezando por la formación de los profesionales actuales, «algo que en la práctica resulta más fácil de decir que de hacer». Otra opción es contratar nuevo personal, o consultores y proveedores externos.

Como conclusión, se puede decir que para obtener los resultados esperados de la Automatización Inteligente es imprescindible «adoptar una visión no fragmentada, sino integral». Y una «visión clara de cómo va a cambiar el negocio con la AI que implica una adecuada y efectiva visión de tecnología, talento, cambio organizativo y liderazgo».