Amazon trabajará con robots que empaquetan cuatro veces más deprisa que un trabajador

Amazon trabajará con robots que empaquetan cuatro veces más deprisa que un trabajador

El gigante del comercio electrónico da un paso en la automatización de sus procesos y estima que en breve podrá sustituir a 1.300 empleados por máquinas

IRATXE BERNAL

Que Amazon está donde está porque siempre ha apostado por la tecnología es más que evidente. Lograr su envergadura sólo es posible si se intenta innovar para agilizar y abaratar cada proceso. Y en ese empeño por mejorar su propia intendencia ha probado soluciones que no hace mucho eran casi de ciencia ficción, desde intentar hacer las entregas a través de drones a poner en marcha establecimientos (comercios de cercanías similares a los ultramarinos de toda la vida) que, gracias a sensores y cámaras de precisión, permiten que el cliente coja lo que quiera de las estanterías y realice el pago sin que ningún dependiente intervenga en el proceso de compra.

Y, por ahí, por la sustitución de trabajadores por robots parece que va encaminado su siguiente paso. Según Reuters,la firma ya está realizando pruebas para reemplazar por brazos mecánicos a los empleados dedicados a empaquetar los pedidos. Según las fuentes consultadas por la agencia de noticias, trabajadores a los que no identifica, el gigante del comercio electrónico ya dispone de estos robots, llamados CartonWrap, que cogen los productos de una cinta expendedora y, en función de su tamaño y peso, montan en ese momento el modelo de caja más adecuado para su envío, los introducen en ellas y finalmente los sellan.

Los CartonWrap (de tecnología europea, por cierto, ya que han sido creados por una firma italiana) pueden empaquetar entre 600 y 700 pedidos por hora, por lo que según las estimaciones de Amazon, son entre cuatro y cinco veces más rápidos que cualquier humano y encima generan menos residuos de cartón. Una automatización que permitiría a la compañía sustituir con cada uno de estos robots a doce trabajadores. De hecho, su intención podría ser recortar cerca de 1.300 empleos en 55 de suS centros de distribución estadounidenses, en los que ahora trabajan un total de 196.000 personas.

Amortizados en dos años

Según las fuentes de Reuters, el plan de implantación de esta tecnología estaría aún en una fase de estudio. Pero no para plantearse su viabilidad, sino para mejorar su eficiencia y seguridad. Su rentabilidad queda fuera de toda duda teniendo en cuenta que la inversión realizada para adquirir cada robot (cercana al millón de dólares) sería amortizada en menos de dos años con una ventaja extra; evitaría a la empresa muchos conflictos laborales en uno de los puestos de trabajo más duros y con mayor rotación de su cadena.

Para tranquilidad (momentánea) del resto de trabajadores de los almacenes de Amazon, la firma no cree posible la automatización total de los centros de distribución hasta al menos dentro de diez años. De hecho, incluso los CartonWrap necesitarán ayuda humana para realizar la tarea. Los humanos seguirán siendo necesarios para cargar los pedidos en las cinta transportadoras, asegurarse de que los robots siempre tienen cartón a mano, desatascarlos de vez en cuando y, finalmente, recoger los pedidos que por sus características especiales no hayan sido empaquetados por las máquinas.

Amazon se defiende de quienes les acusan de destruir empleos asegurando que esperan que «los ahorros de eficiencia se reinviertan en nuevos servicios para clientes, donde se seguirán creando nuevos puestos». Además, la firma está fomentado que sus trabajadores creen sus propias compañías de reparto. A cambio de su puesto en la empresa les garantizan un volumen de entregas constante, acceso a la tecnología de la compañía y equipación (desde furgonetas a uniformes). De este modo la compañía asegura que ayuda a la creación de pymes y empleos y, por tanto, compensa los recortes de plantilla en los almacenes.