Los sindicatos cifran en el 85% el respaldo a la segunda huelga del metal y la patronal lo rebaja al 21%

Concentración de trabajadores en el BEC. /Pankra Nieto
Concentración de trabajadores en el BEC. / Pankra Nieto

Las centrales, unidas por una vez, tienen convocado otro paro para mañana

Ana Barandiaran
ANA BARANDIARANBilbao

En una unión muy poco habitual dado sus continuos enfrentamientos, los cuatro principales sindicatos vascos –ELA, CC OO, LAB y UGT– se han concentrado esta mañana frente al BEC para reivindicar el éxito de la segunda huelga en el metal de Bizkaia por el bloqueo de la negociación del convenio provincial, que afecta a 50.000 trabajadores. Cifran el seguimiento «en torno al 85%», lo que supone incluso un incremento respecto al 70%-80% del primer paro, celebrado el pasado 23 de mayo. Los datos de la patronal son muy diferentes. La Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM) rebaja el respaldo al 21%, según las encuestas realizadas hasta las 13.00 horas.

La patronal asegura, además, que la protesta está perdiendo intensidad conforme avanza la jornada y censura la violencia desplegada. «El 38% de las empresas en huelga nos confirma que la misma se ha llevado a cabo a causa de piquetes agresivos, que han amenazado y provocado serios destrozos«, denuncia en una nota. Asegura que en muchos casos han tenido que acudir a la Ertzaintza, fundamentalmente en la zona del Duranguesado.

En el extremo contrario, los sindicatos califican la huelga como otro gran éxito, con un seguimiento «muy amplio y generalizado», que está siendo «homogéneo» en todo el sector. Son las palabras del representante de ELA, Mikel Etxebarria, durante la concentración en el BEC, donde se celebra una feria industrial. Según ha explicado, empresas de referencia como las contratas de Petronor, Estampaciones Bizkaia, Ormazabal o PCB han parado.

Las centrales ya han advertido de que no van a parar hasta que la patronal responda a sus propuestas recogidas en una plataforma conjunta del 10 de mayo. De hecho, ya hay convocada una nueva huelga para mañana viernes y otras dos para los días 20 y 21 de junio. A su juicio, la parte empresarial no solo no ha atendido sus exigencias sino que ha dado pasos atrás en algunos puntos.

La subida salarial es uno de los principales focos de conflicto. Los sindicatos piden un aumento sobre tablas del IPC más 2% cada año, incluyendo 2018. Pero no solo eso. También exigen un aumento en los salarios reales del IPC más 1% anual, que se aplicaría en las empresas que ya tienen mejoras respecto al convenio. Buscan con ello recuperar el poder adquisitivo que dicen haber perdido desde que decayera el convenio de eficacia limitada únicamente suscrito por CC OO y UGT para el periodo 2008-2011.

La FVEM discrepa totalmente de su visión. Asegura que no ha habido ninguna pérdida de poder adquisitivo porque entre 2008 y 2018 los salarios del metal en Bizkaia subieron 1,04% por encima del IPC acumulado en el mismo periodo. «Su reivindicación en este sentido no tiene base», sostiene. Su oferta consiste en una subida del IPC más 1% para este año y el IPC más 0,5% para 2020. A eso se añadiría la actualización de las tablas de 2011 con la inflación de 2018. Lo que arrojaría un alza del 3,4% para 2019. En opinión de los sindicatos hay un retroceso.

La patronal advierte, asimismo, de que no puede ceder a la petición de elevar los salarios reales además de los recogidos en tablas. «Es inasumible negociar subidas desde el convenio sectorial en aquellas empresas que ya han incrementado los salarios de manera continuada en años precedentes», alega.

También hay discrepancias en las negociaciones en otras materias como la flexibilidad y las bajas. Está prevista una reunión para el día 17 de junio pero dada la distancia que separa a las partes hay pocas esperanzas de un acuerdo.