La Semana Santa crea empleo en Euskadi, pero de baja duración

La Semana Santa crea empleo en Euskadi, pero de baja duración

El impulso de hostelería y comercio ayuda a recortar el paro en abril en 2.803 personas hasta su nivel más bajo en una década

Ana Barandiaran
ANA BARANDIARAN

Abril es tradicionalmente un buen mes para el mercado laboral y en este pasado se sumó, además, la celebración de la Semana Santa, lo que supone un plus importante de animación. Gracias al impulso de hostelería y comercio en esta fechas de vacaciones, se crearon 2.814 empleos en Euskadi, que ayudaron a bajar el paro en 2.308 hasta situarlo en 115.644 personas, el nivel más bajo más de una década, según destacó el Gobierno vasco en su valoración. Pero los trabajos generados no parecen muy sólidos dado que se registró un evidente desplome de la contratación indefinida. Esa es, sin duda, la nota más negativa.

Sin entrar en detalles, los datos que ha publicado hoy a la mañana en Ministerio de Trabajo no son nada malos. El recorte del paro en abril en esas 2.308 personas en Euskadi es el segundo más pronunciado, solo por detrás de 2015, aunque siempre hay que tener en cuenta cómo cae la Semana Santa. Como es lógico, el sector servicios es el más beneficiado, al acaparar un 84% del descenso del desempleo, con 1.936 parados menos.

En comparación con el resto de España, el País Vasco no queda especialmente bien. La reducción del paro en un 1,9% queda lejos del 2,8% logrado en el conjunto del país, donde 91.518 salieron de las listas del desempleo. Sólo en la comparación interanual (abril de este año respecto al mismo mes del ejercicio anterior) Euskadi exhibe mejores registros que la media, con un recorte del paro del 7,4% frente al 5% general.

En creación de empleo la comunidad autónoma también está a la cola. El crecimiento de la afiliación, en 2.814 personas, supone un avance del 0,29% en términos relativos, por debajo del 0,98% nacional. España logra el segundo mejor abril de su historia, con un incremento de cotizantes de 186.785. Debido a este impulso, el total de afiliados alcanza los 19,2 millones, el mismo nivel que julio de 2008, antes de que estallara la crisis.

En Euskadi el numero de afiliados está 963.089, a solo 20.000 de distancia del récord histórico que alcanzó en esa misma fecha. En los últimos doce meses los cotizantes han aumentado en el País Vasco en 17.579 personas, un 1,8%, un porcentaje muy inferior al 2,9% nacional.

La consejera de Empleo del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, ha reconocido que las vacaciones del Semana Santa han ejercido de motor del empleo, con el comercio y la hostelería a cabeza, aunque también ha señalado que «la industria y otros servicios» se han comportado bien.

Pero no ha tenido más remedio que rendirse a la evidencia de la negativa evolución de la contratación. En abril se firmaron 6.194 contratos indefinidos, un 4% menos que el mes anterior y un 18% menos que en el mismo mes del ejercicio anterior. Esta modalidad representó el 8% del total, un porcentaje muy bajo, que encima supone un descenso de seis décimas respecto del mes pasado y 1,7 puntos menos que en abril de 2018. «La calidad del empleo no solo se mide por su duración, pero es indudable que el Gobierno vasco apuesta por más y mejor empleo que, en esa línea, los contratos indefinidos aportan seguridad a las personas trabajadoras», ha apuntado Artolazabal.