La creación de empleo se frena en seco en el peor noviembre desde 2013

Cola del paro. / Foto: Archivo | Vídeo: EP

El mes cierra con casi 50.000 afiliados menos, pese a lo cual el paro cambia de tendencia y baja en 1.836 personas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Tras las buenas noticias para el mercado laboral de octubre, noviembre no deja tan buen sabor de boca. Ni mucho menos. Durante el undécimo mes del año se destruyeron 47.449 empleos, consecuencia de la sangría que se registró en el sector de la hostelería, donde se perdieron 105.727 afiliados, casi seis veces más que los ocupados que ganó el comercio, que incorporó más personal para hacer frente al 'Black Friday' y para comenzar a preparar la campaña navideña, según se desprende de los datos que el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social publicó este martes.

La explicación a unos datos malos para el mercado laboral, especialmente criticados desde los sindicatos, hay que buscarla en que la hostelería, el sector primario, el transporte y almacenamiento han tenido un comportamiento peor de lo esperado para estas fechas. Y todo ello, a su vez, no se ha compensado lo suficiente con la creación de empleo en la industria manufacturera y la construcción.

Se trata del peor noviembre desde 2013. En los dos años anteriores, la afiliación también bajó, aunque en menor cantidad (32.832 ocupados menos en 2016 y 12.773 menos en 2017), mientras que en 2015 y 2014 se registraron leves aumentos después de un periodo (2008-2013) de fuertes descensos. Así, el número total de afiliados se reduce hasta los 18.945.624, pese a que los últimos doce meses el sistema se ha incrementado con más de 527.000 trabajadores.

Mejores noticias llegan desde el lado del paro registrado, que rompe la tendencia tanto de los últimos tres meses como de los noviembres de los últimos dos años y registra, contra todo pronóstico, una leve caída: hay 1.836 personas menos en la lista del antiguo INEM, lo que significa el mejor noviembre de los últimos tres años. Durante los últimos doce meses el paro registrado ha disminuido en 221.414, acelerando ligeramente su nivel de reducción interanual hasta el 6,37%, casi cuatro puntos más que el 6% en el que estaba anclada desde mayo. De esta forma, la cifra total de parados se sitúa en 3.252.867, con lo que se mantiene en los niveles más bajos de los últimos nueve años.

Por sectores, el desempleo disminuyó entre los trabajadores que procedían de la industria (1.448 personas menos), la agricultura (370 menos) y la construcción (155 menos), así como entre el colectivo sin empleo anterior (7.955 menos), mientras que aumentó en los provenientes del sector servicios (8.092 más) a consecuencia del cierre definitivo de la temporada estival, que se había prolongado más de lo habitual.

Pese a que en noviembre el número de mujeres en paro se redujo en algo más de 4.500 personas y aumentó el masculino en más de 2.700, la brecha de género en el desempleo sigue muy visible: de los 3,2 millones de parados, más de 1,9 millones son mujeres y 1,3 millones, hombres.

El nuevo plan de choque para los jóvenes

Otro colectivo en el que el paro se ceba de manera más pronunciada son los jóvenes, pese a que en noviembre son casi 10.000 desempleados menores de 25 años menos que en octubre. Aun así, la tasa de paro entre los jóvenes sigue siendo muy elevada, el doble que la general, por lo que el Gobierno está ultimando un plan de choque para el empleo dirigido a este colectivo y que se aprobará en los próximos días, tal y como ha anunciado la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas.

El nuevo plan dispone de seis ejes básicos de actuación con un total de 50 medidas que afectan a diversas materias: orientación (se incorporarán 3.000 nuevos orientadores a los Servicios Públicos de Empleo), formación, emprendimiento, igualdad de oportunidades, mejora del sistema de gobernanza, etcétera. Mediante este medio centenar de medidas el Ejecutivo pretende reducir la tasa de paro juvenil en 10 puntos hasta el 23%, incrementar en 10 puntos su tasa de actividad hasta el 73%, reducir un 20% la brecha de género e incrementar un 15% la contratación indefinida, entre otros objetivos.

Al mismo tiempo busca formar en competencias linguísticas, digitales, en sectores estratégicos, de innovación, etcétera. Se trata de un «plan ambicioso que esperamos que tenga prontos y palpables resultados», en palabras de la propia secretaria de Estado de Empleo.

 

Fotos

Vídeos