El Gobierno retrasa al 1 de abril la ampliación del permiso de paternidad

El BOE publica hoy el decreto ley que incluye esta medida estrella en materia de igualdad laboral por el que la baja de los padres pasará de 5 a 8 semanas

LUCÍA PALACIOS y PAULA DE LAS HERASMadrid

Nuevo revés para esas familias que están a punto de tener a su bebé y esperaban como agua de mayo la medida estrella aprobada el pasado viernes por el Gobierno: la ampliación progresiva del permiso de paternidad hasta las 16 semanas, para equipararlo con el permiso por maternidad: no será hasta el 1 de abril cuando entre en vigor. Así, si en un primer momento se pensó que este Real Decreto entraría en vigor el pasado domingo -al día siguiente de su entrada en vigor, como suele ser habitual-, posteriormente se retrasó al miércoles, después al viernes y ahora se ha aplazado más de tres semanas.

Solo los que sean padres a partir del 1 de abril tendrán esa ampliación de tres semanas de su permiso hasta sumar un total de 8 semanas para el cuidado de su hijo, un permiso que el próximo año se elevará a 12 semanas para, en 2021, equipararse con el de las madres con 16 semanas.. Los que tengan el bebé antes del 1 de abril tendrán que conformarse con las cinco semanas actuales y, además, les elimina los dos días de permiso tras el parto (y que sumaban a las cinco semanas de baja), puesto que en este caso sí entra en vigor este viernes.

Razones variopintas

Las razones ofrecidas por el Gobierno para argumentar este retraso han sido variadas. El martes, desde el Ministerio de Igualdad que dirige la vicepresidenta Carmen Calvo, se llegó a aducir que al haber aplazado un día la publicación del decreto ley sobre vivienda que también se aprobó el pasado viernes, el BOE iba ya cargado. Entre ese texto que, entre otras cosas, obliga los jueces a informar a los servicios sociales cuando se va a producir un desahucio de personas en situación de vulnerabilidad, y el decreto de convocatoria de elecciones firmado por el jefe del Ejecutivo, dijeron, no podía meterse más. «El soporte da para lo que da», afirmaron en una explicación desconcertante incluso para miembros del gabinete de Sánchez.

En Moncloa, el mismo martes, apuntaron, sin embargo, otra razón, y señalaron que el texto se estaba «puliendo». En todo caso, aseguraron que el decreto ley quedaría publicado este miércoles, pero tampoco fue así. En vicepresidencia atribuyeron esa nueva dilación a un «error» descubierto la noche previa en el articulado «que no daba tiempo a subsanar». Pero insistieron en que este jueves «sin ninguna duda» aparecerá en el BOE y que, por lo tanto, la ampliación de los permisos de paternidad a ocho semanas este año (dos de ellas obligatorias, en lugar de las cinco semanas voluntarias y dos días obligatorios actuales) entrarían en vigor el viernes, coincidiendo con dl Día de la Mujer Trabajadora, una jornada a la que los socialistas dan una enorme importancia en términos de movilización de su electorado. Sin embargo, finalmente no entrará en vigor hasta el próximo 1 de abril. En esta ocasión, la vicepresidenta ha justificado, durante una entrevista en RNE, este nuevo retraso en la necesidad de conceder mayor tiempo a las empresas para su adaptación.

No obstante, cabe recordar que en 30 días el decreto ley deberá ser convalidado por la Diputación Permanente del Congreso y, si no lo hace, decaerá, por lo que cabría incluso la posibilidad de que ni siquiera llegara a aplicarse. No obstante, el Gobierno da por seguro que tendrá el apoyo suficiente como para sacarlo adelante, pese a que Ciudadanos ya anunció ayer que no lo apoyará y el PP busca vías para que no llegue a ver la luz. «Nosotros estamos en contra de los decretazos y no vamos a aprobar ni apoyar eso porque queremos hacerlo desde el Gobierno», explicó Albert Rivera.

A este respecto, la vicepresidenta se preguntó: «Si no es urgente y necesario que las mujeres jóvenes y los hombres, a partir de ahora puedan vivir su paternidad y su maternidad de mejor manera ¿Qué hay urgente y necesario en este país?».

Retraso en los pagos

El decreto ley permite distribuir en 2021, tanto al padre como a la madre, las 10 semanas que no son obligatorias a lo largo del primer año de vida del bebé y, de igual manera, podrán repartirlas a jornada completa o parcial, aunque en estos casos podría ser que haya retrasos en los pagos incluso no recibir nada hasta agotar las 16 semanas mientras «no se realicen los trámites informáticos necesarios», según recoge el texto, que también precisa que los permisos ahora son intransferibles.

Además, la nueva norma amplía al padre la hora de reducción de jornada pagada por lactancia (junta o en dos bloques de media hora) hasta que el menor tenga nueve meses.

Lo que finalmente no incluye la versión definitiva del decreto es otorgar una semana adicional a cada progenitor cuando ambos ejerzan el derecho a este permiso con la misma duración y régimen, algo que se valoró y de hecho figuraba en el borrador.