El sector del automóvil sale en tromba a defender el diésel de los «ataques» recibidos

Un concesionario de coches./E. C.
Un concesionario de coches. / E. C.

Las cinco principales patronales publican una carta conjunta para advertir del daño que se está causando con el falso discurso sobre esta tecnología

Ana Barandiaran
ANA BARANDIARAN

Todo el sector del automóvil se ha unido para defender el diésel de los «ataques» que está recibiendo, con «afirmaciones inexactas» sobre su presunta alta contaminación. Las cinco principales patronales del sector han publicado una carta conjunta en la que advierten del daño que está causando ese discurso a la industria y reivindicando la reducción de emisiones de los nuevos motores de gasóleo. Aunque no citan al destinatario de la misiva, el mensaje va en gran medida dirigido al Gobierno, que no sólo ha anunciado un impuesto al diésel sino que lo ha justificado en el impacto contaminante de esta tecnología.

La 'carta abierta del sector de automoción a la opinión pública' está firmada por las asociaciones Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (vendedores), Aniacam (importadores) y Sernauto (componentes). Su objetivo es desmontar las «fake news» que se están propagando sobre el diésel, dadas las graves consecuencias que ello conlleva. Recuerdan, por un lado, la potente industria que existe en el país vinculada al diésel –se ensamblan 1,4 millones de vehículos con este tecnología y se contabilizan 40.000 empleos– y el riesgo de que «el ataque afecte a las inversiones y a los puestos de trabajo». También señalan el efecto sobre los compradores particulares, que «ven cómo el vehículo que acaban de adquirir pierde valor».

De hecho, la incertidumbre sobre el diésel y el impuesto que se le cargará ya ha provocado efectos en la industria. Mercedes-Vitoria ha anunciado que va a dejar de producir 3.600 vehículos por un descenso en la demanda de motores diésel. Este ajuste le llevará a cerrar cinco días en octubre.

Los argumentos en los que se escudan las patronales se apoyan en los grandes avances logrados para reducir las emisiones en los nuevos motores. Según explican, los diésel expulsan un 15% menos de CO2 que los gasolina, mientras que producen el mismo nivel de otros gases como el óxido de nitrógeno. Por eso, advierten, el cambio que está habiendo en las ventas –caen las de diésel y suben las de gasolina– amenaza con aumentar las emisiones de dióxido de carbono.

La solución, recuerdan, pasa por retirar de la circulación los coches más viejos e ineficientes «cuya edad media supera ya los 12 años». Debido a las mejoras conseguidas, los nuevos motores diésel emite un 84% menos de emisiones NOx y un 91% menos de partículas que los vehículos de hace 15 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos