El Gobierno cambiará la ley para que los bancos asuman el impuesto de las hipotecas

El Gobierno cambiará la ley para que los bancos asuman el impuesto de las hipotecas

Pedro Sánchez anuncia una modificación legislativa para enmendar la plana al Supremo, pero no habrá carácter retroactivo

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

La convulsión social provocada por el Tribunal Supremo decantándose en favor de la banca y en contra del cliente ha obligado a los partidos políticos a movilizarse rápidamente para enmendar la plana al Alto Tribunal y recordar que ellos están con la gente, que ellos son la gente. La Moncloa lo tenía muy claro. Si el martes por la noche fue el secretario general de Podemos quien golpeó primero en las redes sociales agitando a las masas, hoy era el turno del presidente del Gobierno, quien ha anunciado que mañana, el Consejo de Ministros aprobará un real decreto ley para que «el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) lo pague siempre la banca y nunca más los ciudadanos». Eso sí, no habrá retroactividad.

A media mañana, publicó una foto en las redes sociales en las que estaba reunido con la vicepresidenta, Carmen Calvo, el ministro José Luis Ábalos y las ministras Nadia Calviño y María Jesús Montero. La comparecencia estaba prevista para las 12.30 horas, pero lo hizo con 40 minutos de retraso. En su breve intervención inicial, anunció la aprobación de ese real decreto y avanzó, además, que en «las próximas semanas», llevará al Congreso una propuesta para crear «una autoridad independiente para garantizar la protección y derecho de los clientes financieros». «Hemos aclarado la situación y ratificamos nuestro compromiso con la seguridad jurídica y la igualdad», ha zanjado.

El presidente ha comenzado su intervención «respetando la labor y la independencia del Poder Judicial», pero sí ha matizado que «no podemos dejar de lamentar la situación generada, que no es positiva para nadie. Ni para los bancos, ni para los jueces, ni para los ciudadanos», ha remarcado. «La compra de una vivienda no sólo es un gran plan de inversión, es, sobre todo, un gran plan de vida, de ahí que el Gobierno vaya a fortalecer esta seguridad jurídica», ha apostillado.

Tras este anuncio, surgen dos incógnitas. Primero, hay que buscar los apoyos políticos necesarios para convalidar este real decreto ley en el Congreso, algo para lo que no habrá problema. Y segundo, cómo actuará la banca. Preguntado sobre el temor de que el cliente termine pagando esta decisión a través, por ejemplo, de la subida de comisiones, Sánchez ha recalcado que cree que no será así, porque hay mucha competitividad en el mercado.

Los politicos salen en tromba

Todos los partidos han salido en tromba a lo largo del día. El jefe de la oposición, el popular Pablo Casado también ha mostrado sus cartas a través de Twitter. «Nuestro proyecto se basa en defender la libertad individual, seguridad jurídica y propiedad de los españoles. Por eso haremos una revolución fiscal al llegar al Gobierno para reducir los impuestos de la renta, sociedades, y suprimir los de patrimonio, donaciones, sucesiones y actos jurídicos documentados (AJD, el ahora en discordia)«

Estas reacciones se producen después de que ayer, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, llamase a la gente a salir a la calle para denunciar esta situación. «Gana la banca y pierden los ciudadanos. La independencia del Tribunal Supremo está en entredicho; la democracia debilitada. La vergüenza y la rabia deben convertirse en una gran movilización cívica para defender los derechos de la mayoría frente a los privilegios de una minoría», censuró en las redes sociales.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, también empleó Twitter para criticar lo sucedido. «Incomprensible. No se puede someter a esta incertidumbre a millones de familias y ofrecer este espectáculo. El poder legislativo tiene que buscar soluciones para garantizar los derechos de los ciudadanos y que no vuelva a ocurrir algo así en el futuro».

Llega la hora de los políticos, que se han dado cuenta de que eso de las leyes es su cometido y que los jueces, al fin y al cabo, se limitan a interpretarlas. Mejor o peor, eso sí.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos