El FMI advierte de que «se avecinan tormentas» a nivel global

El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld./AFP
El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld. / AFP

Rebaja las previsiones de crecimiento de la economía en dos décimas tanto para este año como para 2019

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

El que avisa no es traidor y el Fondo Monetario Internacional lo tiene muy claro. Reunido en Bali, acaba de entonar alto y claro aquello de 'os lo advertí'. Lean: «Se avecinan tormentas». Así de contundente se ha mostrado el economista jefe del organismo, Maurice Obstfeld, durante la presentación del nuevo informe de coyuntura internacional que evidencia, entre otras cosas, que cualquier tiempo pasado (reciente) será mejor que el venidero. Las sensaciones no son positivas, de ahí que hayan rebajado sus previsiones de crecimiento de la economía global en dos décimas, hasta el 3,7%, tanto para este año como para 2019. «El crecimiento se ha estacando», confiesa Obstfeld.

La última edición del informe 'Perspectiva Económica Mundial' (WEO, por su sigla en inglés) no se anda con rodeos: «Con tensiones geopolíticas también relevantes en diversas regiones, consideramos que, incluso en el corto plazo, la posibilidad de sorpresas desagradables supera la probabilidad de buenas noticias imprevistas». En plata, sigan con los cinturones abrochados. En su despedida como economista jefe, Maurice Obstfeld ha instando a los líderes mundiales a que tomen medidas porque el crecimiento mundial «está siendo apoyado por políticas que parecen insostenibles a largo plazo».

En lo económico, el fenómeno estrella en el gigantesco endeudamiento tanto público, sobre todo, como privado en el que está sumida la economía mundial. En lo geopolíto, son varios los factores generadores de inestabilidad. El 'Brexit', el final de las compras de deuda por parte del Banco Central Europeo, el proteccionismo comercial patrocinado por Donald Trump o las turbulencias de Turquía y Argentina.

Respecto a España, tal y como ya avanzó el FMI en Madrid hace unos días, las previsiones también se han revisado a la baja, aunque de forma muy tenue. Pasa del 2,8% al 2,7% este año, mientras mantiene el 2,2% para 2019. Lo positivo es que España sigue siendo la gran economía del euro que más crece, ya que para el próximo año, se prevé que Alemania crezca al 1,9%, Francia al 1,6% e Italia, al 1%. Lo preocupante es que la proyección alemana para 2019 se ha revisado a la baja en dos décimas, un mundo si se tiene en cuenta que la anterior previsión es de julio. Y si Alemania, la gran locomotora, estornuda, la gripe puede hacer mella en la Eurozona.

Pendientes de Trump

En el caso de EE UU, se mantiene el crecimiento del 2,9% este año, pero se recorta dos décimas el pronóstico para 2019, hasta el 2,5%, advirtiendo de que el impulso positivo derivado de la reciente reforma fiscal implementada pasará a tener un efecto neutro en 2019, mientras que a partir de 2020 la política fiscal será contractiva como consecuencia del agotamiento de estos estímulos. «En 2019, se prevé que las recientes medidas comerciales lastrarán la economía, particularmente en EE UU», advierte el FMI. Trump puede ser víctima de su propio efecto bumerán.

Asimismo, los pronósticos del Fondo anticipan una subida gradual de los tipos de interés. De este modo, el precio del dinero alcanzará el 2,5% a finales de 2018 y subirá al 3,5% a finales de 2019, asumiendo así ocho subidas de los tipos de interés durante el periodo analizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos