La recaudación de impuestos mantiene un buen ritmo en Euskadi y crece el 2,58% hasta marzo

Los diputados forales de Hacienda de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava./EFE
Los diputados forales de Hacienda de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava. / EFE

El dinamismo más destacado se registra en las retenciones del IRPF gracias a la mejora del empleo y las subidas de salarios

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Las haciendas forales vascas mantienen un ritmo muy positivo de evolución de sus ingresos por impuestos, aunque la tasa de crecimiento se ha moderado bastante en relación con las que se han registrado en los dos últimos años. Bizkaia, Álava y Gipuzkoa han ingresado hasta finales de marzo un total de 3.227,9 millones de euros. Esa cifra supone un aumento del 2,58% en comparación con lo que sucedió en el primer trimestre de 2018 y, en términos absolutos, disponer de 81 millones de euros más.

El primer trimestre de cada año suele marcar una tendencia, aunque no es el periodo de recaudación más decisivo del año y también está sometido a importantes variaciones, en función de las estrategias particulares de cada diputación en torno a las devoluciones. Practicar las devoluciones en materia de IVA o del Impuesto de Sociedades a finales del año o en el arranque del siguiente ejercicio, un vaivén habitual en el funcionamiento de Hacienda, puede provocar importantes distorsiones.

Buenas señales

Pese a ello, las señales que arrojan los datos de este trimestre son positivos. El primero de ellos es que el aumento global de los ingresos en un 2,58% se sitúa por encima de la tasa prevista para este año. El presupuesto de ingresos tributarios, realizado el pasado mes de octubre por el Consejo Vasco de Finanzas –el órgano en el que el Gobierno vasco, las diputaciones y los ayuntamientos se sientan a hablar de sus flujos financieros– estimó para el conjunto de 2019 una tasa de aumento del 1,89%.

El dato quizá más chocante en torno a los ingresos tributarios de este primer trimestre se encuentra, sin embargo, en el pinchazo de la recaudación de la Diputación de Gipuzkoa, donde se ha registrado un retroceso del 1,9% en el acumulado de los tres primeros meses. Mientras tanto, en Bizkaia y Álava se ha producido un aumento del 4,1%. El Ejecutivo foral guipuzcoano ha señalado que en este periodo ha tenido una incidencia acusada la devolución de impuestos ligados a las bajas por maternidad, al tiempo que apunta que «no se han producido aún los ajustes con el resto de territorios», según aclaró ayer el diputado de Hacienda, Jabier Larrañaga. Estos ajustes hacen referencia a un reequilibrio de ingresos por impuestos ligados al consumo, especialmente el IVA y los que están relacionados con los hidrocarburos, el alcohol y el tabaco.

Aparentemente, las señales de desaceleración que se han evidenciado ya en la economía vasca no han tenido un impacto acusado en los ingresos forales. Sus responsables, sin embargo, advirtieron ayer que hay que esperar a sobrepasar el ecuador del ejercicio para tener una idea más aproximada de lo que puede suceder en 2019. La razón es que las declaraciones de los dos principales impuestos directos, el IRPF de las personas físicas y Sociedades, el tributo que grava los beneficios de las empresas, se liquidan entre finales de junio y julio. Es a partir de ese momento cuando las propias instituciones establecen una proyección más ajustada.

Bien el IRPF

Pero, mientras tanto, no sólo la recaudación global se sitúa por encima de la tasa prevista para este año, sino que además otros signos de detalle son igualmente positivos. Aunque aún no se han proporcionado datos agregados, las tres diputaciones forales han anticipado un magnífico comportamiento de los ingresos ligados al IRPF, de la mano del aumento del empleo y también de la subida de salarios. Aunque moderada, deja ya su rastro en las arcas de Hacienda. Así, Bizkaia registra un incremento del 6,9% en las retenciones por rendimientos del trabajo, practicadas a empleados por cuenta ajena y también a autónomos; Gipuzkoa del 3,5 y Álava del 4,1%.

Mientras tanto, los datos referidos al IVA se revelan un tanto erráticos y con un comportamiento dispar. Este impuesto es el mejor termómetro –no es perfecto, porque está distorsionado por las exportaciones, pero permite hacer una buena aproximación–, para calibrar la salud del consumo, que en los últimos dos años y junto al comercio exterior se ha revelado como el auténtico motor del crecimiento. Así, Bizkaia ha registrado en el primer trimestre un aumento del 2,1% en sus ingresos por IVA; y Gipuzkoa un alza del 3,4%, mientras que en Álava el incremento es muy moderado, de tan sólo el 0,4%.