La prohibición definitiva de vender coches diésel y gasolina se fija en 2040

La prohibición definitiva de vender coches diésel y gasolina se fija en 2040
ANDY RAIN / EFE

Habrá un plan de apoyo para la compra de eléctricos, con 1.000 millones en ayudas de 2021 a 2025

J. M. CAMARERO

El marco 'Energía y Clima' aprobado ayer por el Consejo de Ministros contiene unos objetivos de sostenibilidad medioambiental que, en muchos casos, superan a los de la UE. Así, el reto que se marca el Gobierno es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 20% con respecto a las de 1990; conseguir que la presencia de las renovables en el uso final de la energía sea del 42%, el doble que el actual; y mejorar la eficiencia energética en al menos un 35%. De cara a 2050, se persigue una España neutra en cuanto a emisiones.

Para poder hacerlo no sólo dependerá de lo que ocurra en el sector eléctrico, sino también en cuanto a los transportes, el otro pilar del que dependen en buena medida las emisiones de dióxido de carbono (CO2). El Gobierno confirmó que se prohibirá la matriculación de coches nuevos a partir de 2040 si son de combustión (diésel y gasolina). El objetivo es que a partir de ese año todos los vehículos que salgan de fábrica sean eléctricos.

Tras las polémicas generadas en los últimos meses a cuenta de esta medida, el Ejecutivo se ha cuidado de no introducir la palabra 'prohibición' en los textos. Se ha limitado a «recoger palabra por palabra» las indicaciones de la Comisión Europea, explicó ayer la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. El borrador dice que se irán adoptando «las medidas necesarias» para que los turismos «reduzcan sus emisiones de modo que no más tarde de 2040 sean vehículos con emisiones de 0 gramos de CO2/km».

Por eso, desde la patronal de los concesionarios, Faconauto, valoraron positivamente que no se mencione el término 'prohibición'. Aunque en la de fabricantes, Anfac, mostraron su «preocupación» porque en la práctica sí se restringirá su venta. Y tendrá «un efecto negativo para los consumidores, el mercado, las fábricas y la industria». Transición Ecológica insiste en que se apoyará a los fabricantes, aunque no hay aún medidas concretas.

Lo que sí está previsto es el desarrollo de planes de ayuda para la adquisición de coches alternativos, con 200 millones al año durante cinco años, entre 2021 y 2025. En total, 1.000 millones para lograr que haya cinco millones de coches eléctricos en circulación en la próxima década. Se estima que es el periodo clave para fomentar su adquisición en esta primera fase. Las ayudas irán destinadas a coches eléctricos e híbridos enchufables.