El precio de las gasolinas sube un 8% en lo que va de año y dispara la inflación

Un conductor, a punto de echar gasolina./Afp
Un conductor, a punto de echar gasolina. / Afp

Este avance empuja al IPC, que sube cuatro décimas respecto a febrero y al 1,3% en tasa interanual, su nivel más alto desde noviembre

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Llenar el depósito es hoy unos 5,5 euros más caro que hace sólo tres meses. El precio de la gasolina y el diésel se ha encarecido un 7,7% y 8,8%, respectivamente, en lo que va de año. De esta forma, llenar el depósito de gasolina de 55 litros cuesta 70,23 euros de media, unos 5,4 euros más que a principios de año. En el caso del gasóleo, cuesta 67,54, unos 5,5 euros más que en enero, según los datos del Boletín petrolero de la UE.

Los datos confirman que el precio medio del litro de gasolina ha subido esta semana un 0,78% hasta los 1,277 euros el litro, su nivel más alto desde noviembre y su undécima subida consecutiva. Por el lado del gasóleo, a pesar de la subida del 8,8% desde enero, esta semana ha bajado su precio un 0,16% para situarse en los 1,228 euros el litro.

¿Por qué se ha producido este encarecimiento? Fundamentalmente por la entrada en vigor de una nueva fiscalidad que grava el consumo de carburantes. El denominado 'tipo especial' único fue regulado por el Gobierno de Rajoy en los Presupuestos de 2018 pero hasta el pasado mes de enero no entró en vigor, lo que ha supuesto un aumento de los precios de venta al público, según asegura la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. El regulador explica que, aunque los precios antes de impuestos disminuyeron, con la modificación de la norma han subido los que paga el consumidor final.

En concreto, desde principios de año se integraron los dos tramos del antiguo Impuesto de Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos , el 'tramo autonómico' (que oscilaba entre cero y 4,8 céntimos de euro por litro y cuya cuantía decidía cada comunidad) y el 'tramo estatal' (que ascendía a 2,4 céntimos de euro por litro) en un único impuesto. Este nuevo gravamen, denominado 'tipo especial', se elevó a 7,2 céntimos de euro por litro y se aplica por igual en toda la Península y Baleares.

A pesar de la subida, la gasolina sigue siendo más barata en España que en la media de la UE, donde el precio medio de venta al público del litro de combustible de 95 octanos está en 1,396 euros, y el litro de gasóleo cuesta de media 1,350 euros. Esto se debe precisamente a la menor presión fiscal que todavía soporta España respecto a los países de su entorno, a pesar de que han subido el IVA y a los gravámenes al biodiésel.

Efecto Semana Santa

Y como consecuencia añadida al alza de los precios de los carburantes se ha producido un aumento de la inflación, que ha experimentado un incrementado de cuatro décimas en marzo en relación a febrero -la subida mensual más alta desde 2016- y al 1,3% en tasa interanual, su mayor nivel desde noviembre, según avanzó ayer el INE en su indicador adelantado (los datos definitivos se conocerán el próximo 12 de abril). Aunque no sólo ha influido el repunte de los combustibles. También la electricidad, que aunque ha bajado en marzo no ha sido un descenso tan acentuado como el del mismo mes de 2018.

La inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles como son la energía y los alimentos frescos y que en la actualidad está en torno al 0,7%, rondará una media anual del 1,1%, según los expertos de Funcas. Estos analistas prevén que en abril la inflación ronde el 1,5% por la Semana Santa y luego baje hasta terminar el año en el entorno del 1,6%.

Además, el indicador adelantado del índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro, fue también del 1,3%, dos décimas más que el mes anterior.