La planta de Haizea Wind trabajará 24 horas al día desde principios de 2019

Un momento del embarque de las primeras piezas fabricadas por la empresa en el Puerto de Bilbao, realizado esta semana. /El Correo
Un momento del embarque de las primeras piezas fabricadas por la empresa en el Puerto de Bilbao, realizado esta semana. / El Correo

En octubre pondrá en marcha ya un segundo turno, tras haber realizado las primeras entregas de torres eólicas marinas

MANU ÁLVAREZ

Inaugurada el pasado mes de mayo en los muelles del Puerto de Bilbao, Haizea Wind, la empresa dedicada a fabricar torres para generadores eólicos marinos, alcanzará su velocidad de crucero de producción a principios de 2019. En ese momento, confirmaron ayer fuentes de la firma a EL CORREO, la compañía espera incorporar el tercer turno de trabajo, lo que supondrá mantener la producción durante las 24 horas del día. La puesta en marcha de esta empresa ha supuesto una inversión cercana a los 65 millones de euros, de los que 17,5 han sido desembolsados por el puerto, para construir las naves que han sido cedidas a Haizea en régimen de concesión. Es uno de los principales proyectos industriales que, partiendo de cero, se han puesto en marcha en el País Vasco en los últimos años.

Esta misma semana se han embarcado en los muelles próximos a la factoría los primeros componentes de torres eólicas fabricados en esta planta, en una operación encargada al grupo Bergé. Estas primeras piezas tienen como destino el puerto sueco de Gavle, donde se someterán a un segundo proceso de ensamblaje, antes de ser ubicadas en alta mar. Se trata de un primer pedido firmado por la empresa para el fabricante danés de aerogeneradores Vestas.

En varias fases

Fuentes de Haizea Wind han indicado que en octubre entrará en funcionamiento el segundo turno de producción. La implementación del tercero está pendiente, matizaron, de la firma de algunos contratos cuya negociación está avanzada pero no concluida. Además de Vestas, Haizea Wind tiene ya firmados acuerdos con Siemens Gamesa y espera ampliar su nómina de clientes a otros fabricantes de aerogeneradores marinos. Así, a principios de 2019, cuando la empresa trabaje ya 24 horas al día -de lunes a viernes- la creación de empleo se situará entre 270 y 300 puestos de trabajo, apuntaron las mismas fuentes.

El proyecto de Haizea Wind ha recibido un importante apoyo del Gobierno vasco, que se ha traducido en la inyección de 10 millones de euros a través del fondo Ekarpen. El propio lehendakari, Iñigo Urkullu, fue el encargado de presidir la inauguración de las instalaciones en mayo. El capital privado corresponde a una docena de socios, encabezados por el empresario Dámaso Quintana. El proyecto original fue desarrollado por el industrial alavés ya fallecido Juan José Iribecampos (Condesa), que había puesto un pie en el sector eólico con la creación de la firma Tecnoaranda. En este caso, el objetivo era sumarse a la ola incipiente de crecimiento de la generación eólica marina, que comienza a tener cifras significativas en Europa. El anclaje de los enormes aerogeneradores que se usan en parques marinos -entre tres y cuatro veces más potentes y grandes que los que se utilizan en tierra, para aprovechar las altas presiones de viento de alta mar-, es uno de los componentes críticos de este tipo de instalaciones.

El Puerto de Bilbao acogió con entusiasmo la implantación de esta empresa en el interior de sus instalaciones. Estar a pie de muelle ahorra muchos costes de logística en esta industria, ya que en la actualidad todas las factorías europeas que se dedican al ensamblaje de los aerogeneradores están ubicadas en puertos. Los responsables del puerto vizcaíno defendieron que la implantación de Haizea Wind permitía ampliar la actividad industrial en los muelles -una opción que se ha considerado estratégica-, además de reforzar la vinculación de la industria vasca con el sector de la generación eólica. La actividad de la firma generará un tráfico anual de 150.000 toneladas de mercancías en el puerto vizcaíno -apenas supone un 2% sobre el movimiento total de estos muelles-, pero sí tienen trascendencia cualitativa, por el valor añadido que incorporan.

En cifras

300
empleos pueden generarse en esta instalación a partir del primer trimestre del próximo año.
65
millones de euros ha sido la inversión total vinculada a la puesta en marcha de la factoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos