Pensionistas dan un paso más y cortan la carretera en su concentración de los lunes frente al Ayuntamiento de Bilbao

Durante la protesta se ha cortado la carretera unos minutos./Luis Ángel Gómez
Durante la protesta se ha cortado la carretera unos minutos. / Luis Ángel Gómez

Se han registrado momentos de tensión entre algunos participantes en la protesta y conductores

SOLANGE VÁZQUEZ

Bajo un sol de justicia y con un calor asfixiante, el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia se ha concentrado de nuevo este lunes a mediodía frente al Ayuntamiento de Bilbao, tal y como llevan haciendo desde hace más de seis meses, para pedir pensiones «dignas». En esta ocasión, se han registrado momentos de tensión entre jubilados y conductores, ya que algunos de los miembros de la protesta han ocupado la carretera frente al edificio consistorial, impidiendo la circulación, iniciativa que no ha sido bien recibida por algunos conductores. Entre ellos, un taxista, que ha discutido con ellos. La Policía Municipal no ha recogido ninguna incidencia, ya que la situación no ha ido a más y en unos minutos se ha resuelto.

Más información

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia ha pedido tener una «interlocución directa» con la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, para poder trasladarles «claramente» sus demandas, y han rechazado la propuesta del Gobierno Vasco de complementar las pensiones públicas con aportaciones a EPSV para todos los trabajadores vascos.

En relación a la reunión mantenida la semana pasada por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones con la ministra Valerio, los portavoces del movimiento vizcaíno que hoy han tomado la palabra en las escalinatas del Ayuntamiento de Bilbao han recordado que no participaron ya que no fueron invitados expresamente.

Tras defender que «el conjunto del movimiento vasco de pensionistas tenga una interlocución directa con la ministra Valerio y también con el lehendakari Urkullu», los portavoces del movimiento han calificado dicho encuentro de «cortesía» en la que se presentó la tabla de reivindicaciones de los jubilados, dentro de la cual está la de una pensión mínima de 1.080 euros para todos los pensionistas, promovida desde Euskadi. «Pero la respuesta de la ministra fue de buenas palabras pero de poco contenido», han revelado.

Han agregado que en la reunión también se hablo de la propuesta de eliminar el tope máximo de cotización a la Seguridad Social para mejorar los ingresos a la misma, pero que en esta cuestión, la ministra Valerio «puso reparos» a dicha medida.

En la concentración de hoy han criticado también al Gobierno del PNV por plantear planes complementarios privados de `pensiones para todos los trabajadores vascos, a través de aportaciones a Entidades de Previsión Social (EPSV) al estilo de los que ya tienen los funcionarios de las administraciones autonómica, foral y local vasca.

 

Fotos

Vídeos