Los pensionistas de Bilbao exigirán a Pedro Sánchez que les reciba y atienda sus reclamaciones

Concentración de pensionistas en Bilbao./
Concentración de pensionistas en Bilbao.

El colectivo ha criticado que el líder del PSOE «solo venga a pedir el apoyo del PNV por un kilómetro más del TAV»

IBAN SUNYER

En la habitual concentración de todos los lunes frente al Consistorio bilbaíno, los pensionistas han exigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que les reciba personalmente con motivo de su viaje a la capital vizcaína de la semana que viene para reunirse con el PNV. Los pensionistas quieren trasladarle sus reivindicaciones sobre unas pensiones dignas y que les reconozcan como «agente social», ya que llevan 85 semanas, lunes tras lunes, concentrándose frente al Ayuntamiento, concretamente 19 meses.

El colectivo ha criticado que «solo vengan a pedir el apoyo del PNV por un kilómetro más del TAV», mientras dejan de lado sus exigencias de unas pensiones dignas.

Los pensionistas han achacado al Gobierno en funciones que no haya hecho nada por resolver la actual situación de incertidumbre política y consideran que sería «un crimen» que se vuelvan a celebrar unas elecciones, ya que la derecha podría sumar más apoyos. Un portavoz de la plataforma considera necesario un Ejecutivo progresista que defienda las pensiones, «o no le votaremos más». Asimismo, han trasladado la «indignación» por el hecho de que el Gobierno español «se haya ido de vacaciones estando el país como está».

Desde el colectivo se ha hecho un llamamiento a que todos los agentes sociales acudan a la manifestación que el próximo lunes 19, que coincide con la Aste Nagusia, para exigir unas pensiones dignas. Partirá desde la Plaza de Moyua a las 12 del mediodía y preven que sea masiva, ya que contarán con el apoyo de pensionistas llegados de diferentes puntos de España. Vendrán autobuses procedentes de Asturias y una afluencia importante de pensionistas de Cantabria y La Rioja.

Revalorización

«Queremos que sea un día importante porque no podemos permitir que el 1 de enero de 2020 volvamos a un 0,25% de subida mínima», indicó un portavoz, ya que la revalorización de las pensiones en base a la inflación sólo está garantizada hasta este año y no para el ejercicio próximo. En este contexto, los pensionistas recalcan que «estamos con mucha rabia y nos sentimos abandonados y creemos que la sociedad lo va a entender y nos va a acompañar».

Portavoces del movimiento también se han mostrado molestos ante las recientes declaraciones del Banco Central Europeo (BCE), que abogó porque los sistemas públicos de pensiones europeos reduzcan sus gastos para asegurar su viabilidad futura. A juicio de los pensionistas, el objetivo del BCE no es otro que «apretar las tabas al próximo Gobierno para que no se le ocurra tomar medidas de mejora de las pensiones y el empleo». En contraposición, calificaron de despilfarro la compra por parte de Ministerio de Defensa de 350 blindados para el Ejército, con un coste de 21 millones de euros, lo que a su juicio evidencia que para el Estado el «armamento es una urgencia y las pensiones no».