Miles de personas reclaman en plenas fiestas de Bilbao unas pensiones «dignas»

Miles de personas reclaman en plenas fiestas de Bilbao unas pensiones «dignas»
Manu Cacilio

La protesta, convocada por la plataforma de asociaciones de jubilados, se ha desarrollado en un ambiente festivo al coincidir con la Aste Nagusia

EL CORREO

Varios miles de personas se han manifestado esta mañana por las calles de Bilbao, convocadas por la plataforma de asociaciones de jubilados vizcaínos, tras una gran pancarta en las que se reclamaban unas pensiones públicas «dignas». La manifestación ha recorrido desde el mediodía el centro de la ciudad y ha finalizado frente al Ayuntamiento, en un ambiente que ha combinado lo festivo, con una veintena de txistularis abriendo la marcha, con las gritos reivindicativos, como 'Manos arriba, esto es un atraco' o 'Fuera corruptos de las instituciones'.

Además de los jubilados en la marcha han participado familias con niños, respondiendo a la convocatoria «intergeneracional», para demostrar la solidaridad entre generaciones. También han acudido pensionistas del resto del País Vasco, Asturias, La Rioja y Cantabria. Al llegar al Ayuntamiento, su lugar habitual de concentración los lunes, los portavoces de los pensionistas -no hay un portavoz oficial- han destacado la asistencia, que han cifrado en «decenas de miles». No hay cifras oficiales, pero el comentario general ha sido la gran asistencia teniendo en cuenta que es 20 de agosto.

Al intentar acceder a las escalinatas del Consistorio, donde pronuncian sus discursos los lunes, se las han encontrado valladas. Por eso, el portavoz de los pensionistas ha acusado al alcalde, Juan Mari Aburto, de «no estar con los pensionistas. Nos ha dejado este regalito de las vallas. No importa, nosotros no estamos con él». La frase ha sido recibida con pitos generalizados, no se sabe si en contra de Aburto o del comentario.

Aunque han destacado lo conseguido en subida de las pensiones, «todavía estamos lejos de lo que queremos». Por ello, han reclamado de nuevo su tabla de reivindicaciones, dentro de la cual está la de una pensión mínima de 1.080 euros para todos los pensionistas, la subida del PIC garantizada y permanente, la defensa del sistema público de pensiones y el rechazo a los «intentos de sustituirlas» por planes complementarios privados de pensiones como las Entidades de Previsión Social (EPSV).

Otra marcha el 1-O

La manifestación ha concluido con el lema habitual: «gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden». Por eso, seguirán concentrándose todos los lunes ante el Ayuntamiento de Bilbao, y para el 1 de octubre tienen prevista otra manifestación, coincidiendo con el día de las personas mayores.

Por otra parte, la Asamblea de Pensionistas de San Sebastián ha celebrado una concentración ante las oficinas de la Seguridad Social del barrio de Riberas de Loyola de la capital donostiarra. Unos 300 jubilados han exigido la revalorización de todas las pensiones de acuerdo al IPC, la derogación del factor de sostenibilidad, el establecimiento del salario mínimo en 1.200 euros y la pensión mínima de 1.080 euros.

Tras esta concentración, los pensionistas donostiarras reanudarán su actividad reivindicativa el próximo 10 de septiembre. En Irún (Gipuzkoa) varias decenas de pensionistas se han vuelto a concentrar en la Plaza de San Juan, ante el Ayuntamiento de la localidad, para exigir «pensiones dignas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos