Faltan 2.000 millones para pagar la subida de las pensiones

El Pacto de Toledo se reanudó ayer. /EFE
El Pacto de Toledo se reanudó ayer. / EFE

El ministerio admite que este año la Seguridad Social tendrá «tensiones financieras» porque la revalorización carece de partida presupuestaria

LUCÍA PALACIOS

El agujero que hay en las cuentas de la Seguridad Social -que tiene un déficit de 18.000 millones de euros- puede hacerse más profundo este año, puesto que la subida de las pensiones supondrá un gasto de unos 2.000 millones que no está cuantificado en los Presupuestos. Y así lo dejó caer ayer el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, al hablar de las «tensiones financieras» que sufrirá el sistema este año. Culpó de ello al anterior Gobierno, al que encabezaba Mariano Rajoy. «Hemos recibido una herencia un poco dañada, porque tenemos la obligación de hacer unos gastos para los cuales no tenemos consignación presupuestaria», se lamentó Granado.

Se refiere a la subida del 1,6% de las pensiones pactada entre el PP y el PNV antes de la moción de censura contra Rajoy-que se eleva al 3% en el caso de las mínimas, SOVI y las no contributivas- y que supondrá un desembolso de unos 1.600 millones, algo que el Ministerio de Hacienda, entonces dirigido por Cristóbal Montoro, no asignó y pensaba pagar con la denominada 'tasa Google'.

Pero, además, harán falta otros 400 millones de euros cada año por la subida de la base reguladora de las pensiones de las viudas, que en 2019 ascenderá al 60% y que tampoco cuenta con una partida específica en los Presupuestos. Y es que las cuentas aprobadas a finales de junio no presentan ninguna medida adicional de financiación para afrontar estos 'extras'.

Urgencia

La esperanza es que el Pacto de Toledo, que ayer retomó sus trabajos tras las vacaciones de verano y ya con un nuevo líder al frente del Partido Popular -Pablo Casado-, logre un acuerdo que permita llevar a cabo la reforma que el sistema necesita y que lo garantice para las próximas generaciones, un extremo ahora mismo en cuestión ante la profundidad del déficit.

A este respecto se mostró optimista la presidenta de la Comisión, la popular Celia Villalobos, quien urgió a cerrar la lista de las recomendaciones para que puedan debatirse en el Congreso «a finales de octubre». «No podemos prorrogarlo más. No podemos seguir aumentando la inquietud de los pensionistas, y todos los partidos políticos tienen la obligación de llegar a consensos», enfatizó.

La portavoz del PSOE, Mercè Perea, también fue favorable a «empezar ya a cerrar acuerdos», aunque hará falta que se desatasque la forma de revalorizar las pensiones en tiempos de crisis. Tanto su partido como PP y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea coincidieron ayer en que las pensiones de viudedad no salgan del sistema contributivo de la Seguridad Social, como se ha llegado a barajar.

La clave

400
millones de euros al año costará subir la base reguladora de la viudedad al 60%.
Celia Villalobos.
El Pacto de Toledo, emplazado a concluir sus trabajos para el mes que viene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos