El líder mundial de granalla de acero estrena su planta puntera en Balmaseda

La nueva planta de Winoa tiene 30.000 metros cuadrados. /Jordi Alemany
La nueva planta de Winoa tiene 30.000 metros cuadrados. / Jordi Alemany

Con una inversión de más de 22 millones, la fábrica de Winoa es una buena noticia en una comarca lastrada por el cierre de fábricas

ERLANTZ GUDE

El líder mundial de granalla de acero Winoa ha presentado este miércoles sus nuevas instalaciones en Balmaseda. La moderna infraestructura, levantada con una inversión de más de 22 millones, a través de un convenio con Gobierno vasco, la Diputación y el Ayuntamiento de Balmaseda, supone un impulso a una comarca particularmente lastrada por el paro y que también recibió recientemente la buena noticia del mantenimiento de la fábrica del Grupo CEL. Pese a que ahora ha acaecido la presentación en sociedad, la planta lleva funcionando desde mayo.

El acto ha contado con el lehendakari y con Pierre Escolier, director general de Winoa –grupo al que se adhirió la fábrica vizcaína como Talleres Fabio Murga en 1992–. La planta ocupa una superficie de unos 30.000 metros cuadrados y consta de cuatro plantas. Tras algunas vicisitudes, . Integra hornos de inducción y para el tratamiento térmico, estaciones de cribado y cintas transportadores para el almacenamiento y empaquetado. Asimismo, las instalaciones auxiliares incorporan tecnología punta para el control del agua y el tratamiento del aire.

Esta granalla –el material abrasivo en grano más ampliamente utilizado para la limpieza, eliminación de recubrimientos y mejora de superficies metálicas– es utilizada por prestigiosas firmas como Airbus, Toyota o Arcelor. También es destacable la presencia de la compañía gala en cuatro continentes.

Planes para las comarcas

El director general de Winoa, Pierre Escolier, ha señalado que se trata de la principal inversión del grupo en el último lustro y posiciona, por tanto, la fábrica de Balmaseda como la más vanguardista del sector que lidera la pyme francesa. Al margen de mejorar la productividad, dos de los objetivos remarcados por Escolier son alcanzar una tasa de cero accidentes y tener un mínimo impacto ambiental. «Vamos más allá de lo que nos pide la legislación», ha anotado. El directivo vinculó la fuerte apuesta de Winoa por Euskadi con su confianza en «el ecosistema vasco, muy comprometido con la actividad empresarial».

El lehendakari Iñigo Urkullu ha argumentado en su discurso que «cada paso que damos en favor de la actividad económica y el empleo es un paso importante», y ha recordado que en lo que va de año Euskadi «ha crecido un 2,6% en producción industrial y un 2% en empleo». Urkullu pone a su vez en valor el «modelo de cercanía y apoyo a la inversión que defiende el Gobierno», señalando la planta de Winoa como ejemplo por las sinergias público-privadas que han permitido materializarla. El lehendakari ha destacado que próximamente presentarán sus planes para la reactivación industrial de las comarcas desfavorecidas: «No va a resultar fácil pero nuestra apuesta es firme».

Por último, el diputado general Unai Rementeria ha puesto de relieve el compromiso foral con la generación de actividad económica y empleo cualificado en Las Encartaciones. Entre los «hechos» fruto de la implicación de la Diputación: «El corredor del Cadagua, la continuidad de CEL y los 26 millones que el ente foral destina a cuidar a mayores y discapacitados, además del Plan de Estímulo de Enkaterri». En la comarca, ha esgrimido Rementeria, «el empleo es lo primero. Y hoy ganamos otra batalla al paro. Nos quedan más. Y las libraremos, pero hoy toca celebrar este éxito».