Las compañías del Ibex congelan su beneficio en 40.000 millones a pesar de mejorar ingresos

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín./Stefan Wermuth (Reuters)
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. / Stefan Wermuth (Reuters)

La revisión a la baja del valor de sus negocios lastra los resultados de las 35 firmas, que tienen en el área exterior uno de sus grandes pilares

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

No ha sido un mal año para las corporaciones que integran el Ibex: durante 2018, sus 35 empresas generaron unos beneficios que rozaron los 40.000 millones de euros. Exactamente, registraron unas ganancias superiores a 39.700 millones. La cifra es prácticamente la misma que en el ejercicio anterior, apenas un 1% superior. Y siempre a la espera de los resultados de Inditex -serán públicos el 13 de marzo- y que solo el año pasado sumaron casi 3.400 millones.

Nada haría pensar que el negocio de las grandes cotizadas españolas ha ido mal en los 12 últimos meses. Más bien al revés. Los ingresos de la mayor parte de las cotizadas se han incrementado como consecuencia del dinamismo del consumo nacional, que ha vuelto a vivir un ejercicio récord desde que se inició la recuperación económica en 2014. Aunque una buena parte de estas cotizadas deben a su diversificación internacional la mayor parte de la fuente de ingresos.

La ralentización estadística de los resultados de las 35 firmas se debe a que algunas se han apuntado pérdidas contables como consecuencia de la revalorización de sus activos, por diversas circunstancias. Así ha ocurrido con Naturgy, que perdió 2.822 millones, tras sanear el valor de parte de sus centrales de generación eléctrica. En el caso de Ferrovial, cuyo resultado negativo ha sido cercano a los 450 millones, se ha visto lastrada por las provisiones de su filial de servicios en el Reino Unido, Amey, por un importe de 774 millones de euros. Cellnex es la tercera en este ranking de pérdidas, al dejarse 15 millones de euros.

Al mismo tiempo, hasta un tercio del Ibex ha visto cómo sus beneficios se han reducido durante el último año. Uno de los casos más relevantes es el del Sabadell, con la mitad de ganancias que en el ejercicio anterior, sobre todo por el impacto de la crisis informática de su filial TSB, que implicó pérdidas de hasta 384 millones. Por su parte, el deterioro de fondos de comercio, el coste de catástrofes y la caída de los ingresos financieros lastraron un 24% el beneficio de Mapfre. El de Inmobiliaria Colonial se redujo un 23% ante las menores plusvalías generas el año anterior. Y el de la socimi Merlin Properties bajó un 22% por la menor revalorización de sus activos inmobiliarios.

Son algunas de las excepciones millonarias que han neutralizado el buen comportamiento que han tenido la mayor parte de los negocios que componen el Ibex. En términos generales, las compañías españolas han mejorado su resultado operativo -el que no tiene en cuenta ningún efecto extraordinario y solo se basa en la evolución del negocio que desarrollan-, por la buena marcha de las economías donde se encuentran, lideradas por España. Además, han reducido gastos, incluidos los relativos a plantilla, sobre todo en sectores como el de la banca, donde continúa el goteo de salidas desde hace una década. Y, a la vez, han ido reduciendo su deuda financiera, otro de los muros que mantenían desde los peores años de la recesión.

Con todo ello, Santander volvió a ser la empresa del Ibex con mejores resultados. Los beneficios del banco presidido por Ana Botín -cuya remuneración fue de 11 millones, un 4% superior- superan los 7.800 millones. También ha avanzado el resultado de BBVA, con más de 5.300 millones de beneficio, un 51% más. Esta entidad ha destronado en el segundo puesto del podio a ArcelorMittal, la compañía siderúrgica de origen indio, que también cotiza en la Bolsa española.

Cuentas récord

Entre las diez firmas con mejores resultados se encuentran las compañías que, en mayor o menor medida, han avanzado en sus cuentas anuales y que constituyen los sectores empresariales más potentes de España dentro y fuera de la economía, como el bancario, el de las eléctricas o el de las telecomunicaciones, entre otros. Se trata de empresas como Telefónica (con un beneficio de 3.331 millones), Iberdrola (3.014, un récord), IAG -la propietaria de Iberia, Vueling y British Airways-, Repsol, CaixaBank (casi 2.000 millones, también récord), Endesa (1.417 millones) o AENA (1.328 millones).