Manuel Iraolagoitia: El infinito orgullo de ser todo un empresario