Laboral Kutxa logra un beneficio de 76 millones en el primer semestre, un 4,3% más que en 2017

Txomin García, presidente de la entidad, durante unas jornadas. /
Txomin García, presidente de la entidad, durante unas jornadas.

Los préstamos hipotecarios crecen un 14% y la financiación para empresas un 11%, mientras que la tasa de morosidad es del 5%

AGENCIAS

Laboral Kutxa ha logrado un beneficio neto consolidado de 76 millones de euros al término del primer semestre de este año, lo que supone un incremento de un 4,3% con respecto al cierre de junio de 2017, según los datos que ha hecho públicos este miércoles la cooperativa de crédito vasca.

En un comunicado, sus responsables han destacado que Laboral Kutxa ha continuado «mejorando resultados» en un escenario general de «gran exigencia», ya que el negocio bancario durante la primera mitad del año se ha desarrollado «en los mismos parámetros de los últimos tiempos», con los tipos de interés «refugiados por debajo de cero y ejerciendo una acusada presión sobre los márgenes».

Estos resultados, han indicado, se han logrado gracias a «un notable empuje comercial» de su red de ventas, que se ha visto acompañado por una «ponderada gestión del riesgo» y una «eficiente contención» de los gastos.

La suma de todo ello ha permitido a la cooperativa de crédito vasca aumentar un 4,3% sus resultados, hasta alcanzar un beneficio neto consolidado de 76 millones de euros al término del mes de junio, con una rentabilidad sobre recursos propios ROE del 7,59%.

La cuenta de resultados de Laboral Kutxa ha seguido condicionada por «la anómala y persistente situación» de tipos de interés negativos. Según ha explicado, la caída en los costes de los depósitos de los últimos ejercicios no logra compensar el descenso registrado en los intereses de los préstamos, lo que afecta a la generación de ingresos típicamente bancarios.

El margen de intereses ha sumado 125 millones, un 1,9% por debajo del mismo periodo de 2017, donde «pondera especialmente la cartera hipotecaria ligada al Euríbor», han apuntado desde Laboral Kutxa.

El «buen» comportamiento del capítulo de comisiones, que aumentan un 6,8%, ha permitido situar el margen básico en 175,4 millones de euros, un 0,5% por encima de la cifra alcanzada en junio de 2017.

El margen bruto, por su parte, ha alcanzado 210,7 millones de euros, lo que representa un decrecimiento interanual del 7%. Sin embargo, ha precisado la entidad vasca, si se realiza una comparativa en términos homogéneos aplicando la actual normativa contable IFRS9 para contabilizar las plusvalías de renta variable, la evolución del margen bruto ha sido positiva, con un incremento de un 6,3%.

Asimismo, la cooperativa vasca ha destacado que los gastos de administración se han rebajado en un 1,2% respecto al mismo periodo de 2017.

Tras haber contabilizado 13,5 millones de euros por concepto de provisiones, saneamientos, deterioros e impuestos, el beneficio neto consolidado en el primer semestre de 2018 se ha incrementado un 4,3% hasta los 75,7 millones de euros, previo a la asignación correspondiente a los fondos de Obra Social.

Entre otros datos, Laboral Kutxa ha remarcado que la tasa de morosidad ha continuado descendiendo hasta situarse en el 5%, «muy lejos» de los niveles de la media de entidades de depósito, que se situaba en el 6,70% a cierre de mayo.

En la misma línea, la entidad continúa ocupando, en palabras de sus responsables, «un lugar muy señalado en términos de solvencia» y la ratio de capital de máxima calidad CET1 (Common Equity Tier 1), que «determina la fortaleza» de las entidades financieras, se sitúa en un 17,85%.

En este marco, la relación entre los depósitos y créditos de su balance confiere a Laboral Kutxa «una excelente situación de liquidez», según ha destacado. La ratio LTD (Loans to Deposits) se sitúa en el 79,8% y la ratio de liquidez a corto plazo LCR (Liquidity Coverage Ratio), que mide la capacidad de la entidad para hacer frente a sus compromisos a corto plazo, se asienta en el 400,7%, cuando la ratio que se establece como referencia es del 100%.

Evolución del ahorro

El conjunto de los recursos gestionados por Laboral Kutxa ha aumentado 1.368 millones en 12 meses y alcanza los 21.676 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,7%.

Los principales crecimientos dentro de balance se han concentrado en las cuentas a la vista, que han aumentado un 11,3%. En lo que respecta a las figuras fuera de balance, destaca la evolución de los fondos de inversión, con un incremento neto del 20,7% desde junio de 2017. Según ha explicado la cooperativa vasca, el incremento se ha centrado principalmente en los fondos de inversión exclusivos del servicio de asesoramiento de carteras.

El crecimiento de actividad en la primera mitad del año se ha visto especialmente reflejado en la concesión de crédito. En el segmento de particulares, el volumen de hipotecas formalizadas en el semestre ha aumentado un 14,1%. Por su parte, el saldo formalizado de créditos al consumo en los seis primeros meses del año ha crecido un 4,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

En el ámbito mercantil, el volumen de formalizaciones de créditos, préstamos y leasing concedido a las empresas ha crecido un 11% respecto al volumen registrado en junio de 2017.

Según ha indicado Laboral Kutxa, el ritmo de amortizaciones continúa superando a la nueva producción y el volumen de créditos totales a clientes cae ligeramente hasta los 13.372 millones de euros, un 0,7% en la comparativa interanual. Esta evolución, ha apuntado, es reflejo del proceso de reducción del endeudamiento de los hogares, donde persiste la caída del stock de deuda.

 

Fotos

Vídeos