Inspección de Trabajo crea un servicio para perseguir la brecha salarial en Euskadi

La consejera María Jesús San José y la subdirectora de Inspección de Trabajo, Icíar González. /Blanca Castillo
La consejera María Jesús San José y la subdirectora de Inspección de Trabajo, Icíar González. / Blanca Castillo

Las unidades estarán comandadas por técnicas especializadas en desigualdad de género en materia laboral

ERLANTZ GUDEBilbao

La Inspección de Trabajo de Euskadi ha incorporado como novedad este año unidades especializadas en los tres territorios que, dirigidas por mujeres, abordarán la brecha salarial y la desigualdad de género en el ámbito laboral. Es una de las medidas presentadas hoy para el presente ejercicio por la consejera de Trabajo, María Jesús San José.

También ha anunciado un plan específico contra el fraude laboral y para el control de la jornada y la revisión de todos los planes de igualdad en las empresas -rematando la labor iniciada en 2017-, así como una campaña para inspeccionar la desigualdad retributiva. Todo ello sin menoscabo de que la ciudadanía pueda notificar irregularidades en el terreno laboral, lo que San José invitó a hacer.

En cuanto al pasado año, la Inspección de Trabajo vasca completó 21.360 actuaciones, 4.500 más que el ejercicio anterior. Las 832 infracciones detectadas se tradujeron en más de 5,6 millones en multas, otro importante salto sobre los casi 4 millones de 2017. Básicamente se explica con el mayor control en las relaciones laborales, donde se dispararon las sanciones.

San José ha puesto el acento en que los 18.000 contratos revisados permitieron regular casi 8.000, frente a los solo 2.000 de un año antes. Las mujeres se han visto principalmente beneficiadas, ya que son el 53,14% de las titulares de los contratos reajustados a la ley. El 85% son temporales reconvertidos en indefinidos y el 15% a tiempo parcial que pasan a tiempo completo.

Limpieza de habitaciones

En materia de igualdad, la consejera ha puesto el acento en las 262 actuaciones en el servicio de limpieza de habitaciones en el sector de hostelería, un ámbito fundamentalmente femenino. Aunque solo se cuantificaron 12 infracciones, la Inspección de Trabajo emitió 113 requerimientos.

En cuanto a la siniestralidad laboral, se acometieron 7 expedientes sancionadores por accidentes mortales y muy graves -el organismo cuenta para ello con personal de guardia las 24 horas-. Los graves o muy leves sumaron por su parte más de 200 expedientes. En materia de seguridad y salud sobresalen a su vez las actuaciones en las condiciones materiales en la construcción. En total, 2.155 que derivaron en 32 infracciones y 265 requerimientos.