Industria valora retrasar la nueva norma sobre emisiones de los coches prevista para septiembre

Un dispositivo mide en un taller los niveles de emisiones del motor diesel de un Volkswagen Golf. /EFE
Un dispositivo mide en un taller los niveles de emisiones del motor diesel de un Volkswagen Golf. / EFE

El protocolo WLTP, que endurece los límitesde contaminación, ha deparado un repunte de automatriculaciones para dar salida a vehículos que lo incumplen

ERLANTZ GUDE

La venta de vehículos experimentó el pasado mes un repunte del 19,3% sobre julio de 2017. El elevado porcentaje, que en Euskadi fue del 17,5%, se debe a las maniobras de los concesionarios para dar salida al stock que incumpliría el protocolo de control de emisiones WLTP, que entrará en vigor en Europa el 1 de septiembre. La patronal de los concesionarios (Faconauto) anticipaba que agosto iba a registrar unas 15.000 automatriculaciones, un tercio de las del primer semestre. Los concesionarios podrían vender los coches sin ajustarlos a la nueva normativa, aunque como vehículos de ocasión.

Frente a los problemas que la inminencia del nuevo marco regulatorio plantea al sector de automoción, el Ministerio de Industria decidirá «en las próximas semanas» si optar por una moratoria. De esta forma, seguiría los pasos de otros países europeos, que han retrasado la aplicación del WLTP hasta el año 2020.

La propia ministra, Reyes Maroto, ha afirmado que Industria trabaja en «una transición ordenada que sea compatible con una mayor competitividad y la atracción de inversiones para las fábricas españolas». Conforme a las peticiones del sector, el Ministerio estudia posponer la implantación del protocolo uno o dos años. El nuevo plazo no solo permitirá a las marcas un margen adicional para homologar los vehículos, sino que evitaría a su vez perder competitividad por el cambio fiscal que deparará la normativa.

No obstante, entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre se tolerarán unos valores más próximos al protocolo actual (NEDC). La diferencia con los que establecerá su sucesor se situarán de forma excepcional en apenas un 5%, mientras que, cuando la homolagción WLTP se aplique sin matices, la diferencia rondará el 20%.

Al margen de la decisión que tome el Ministerio, las marcas también tienen hasta el 31 de diciembre para vender los vehículos adaptados a la norma de emisiones en vigor. Concretamente, podrán comercializar el equivalente a un 10% de su volumen de ventas en 2017.

Pero, ¿qué implica exactamente la norma WLTP? Se trata de un nuevo método para determinar las emisiones de CO2 y otras partículas con pruebas más acordes a la conducción real y un nivel de medición más exhaustivo que el NEDC, vigente desde la década de los ochenta. Cuando este protocolo sea suprimido, solo los vehículos matriculados con anterioridad a esa fecha podrán permanecer en carretera. Se trata por tanto de una apuesta a largo plazo, con un parque móvil envejecido como el español, sin programas para su renovación a la vista, como los planes PIVE activados por el Gobierno central.

Revisar la fiscalidad

La patronal de los concesionarios (Faconauto) ha recibido con satisfacción los planes de Industria. «Alargar la transición es positivo, ya que evitará el 'desposicionamiento' de algunos modelos. Y permitirá más tiempo para estudiar fórmulas que impidan que el nuevo protocolo afecte a los compradores en el impuesto de circulación», argumenta el portavoz del colectivo, Raúl Morales. No pasa por alto que la medida restaría presión a la política de automatriculaciones de los concesionarios para dar salida a los modelos sujetos al protocolo NEDC y pide que, en caso de aplicarse, se aproveche la moratoria para abordar un cambio de fiscalidad en el ámbito del automóvil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos