Iberdrola vende el 40% de su mayor parque eólico marino para invertir en más renovables

Un parque eólico marino de Iberdrola./Olatz Hernández
Un parque eólico marino de Iberdrola. / Olatz Hernández

La operación le permite mantener el control de su proyecto estrella a la vez que ingresa 1.756 millones de euros para destinar a nuevas instalaciones

Ana Barandiaran
ANA BARANDIARAN

Vender una participación minoritaria de un proyecto para, con el dinero obtenido, financiar nuevos desarrollos. Esa es la razón que explica la operación anunciada por Iberdrola de vender un 40% de su principal parque de eólica marina, East Anglia One, a una filial del banco de inversión australiano Macquarie Group, bautizada como Bilbao Offshore Holding. El importe pactado es de 1.630 millones de libras, que se quedan al cambio en 1.756 millones de euros dado el mal momento de la divisa británica. Con todo, se valora el 100% del parque en 4.100 millones de libras, cuando la inversión para su construcción se estima en 2.500 millones. Eso da una muestra del 'boom' que viven los activos renovables. Atraídos por sus ingresos recurrentes, los inversores institucionales están entrando incluso desde las primeras fases de desarrollo.

La estrategia de dar paso a nuevos socios con participaciones minoritarias ya la avanzó el presidente del grupo, Ignacio Galán, durante la presentación de resultados del primer semestre. «Forma parte de la cultura tradicional de la compañía», señaló en una conferencia con analistas. Recordó que es algo que el grupo ya ha hecho «en varias ocasiones» y que también se han abordado operaciones en unión con otras empresas ('joint venture'), como por ejemplo en el caso del primer parque eólico marino, West of Duddon Sands, que se afrontó de la mano de la danesa Orsted.

Negocio en expansión

La venta de participaciones minoritarias permite obtener ingresos para acometer nuevos proyectos, que cada vez son más ambiciosos y de mayor dimensión, con turbinas gigantes. La eólica marina, que ha reducido de forma considerable sus costes, está viviendo un auténtico 'boom', especialmente en Reino Unido y Estados Unidos, donde los objetivos son de 30.000 MW y 25.000 MW, respectivamente, para 2030.

El East Anglia One no es un parque cualquiera. Ubicado en el mar del Norte, es el proyecto estrella de Iberdrola. Cuando entre en operación en 2020, el parque será el mayor del mundo, al contar con una capacidad instalada de 714 MW. Según los términos de la operación, llegado ese momento la eléctrica habrá recibido los 1.630 millones de libras.

La compañía aclaró que la transacción, condicionada a la obtención del consentimiento del Crown State, «no tendrá un impacto relevante en los resultados de este año». También insistió en que continuará manteniendo una participación mayoritaria del 60% y que prestará los servicios necesarios para finalizar la construcción, así como los de operación y mantenimiento para la explotación del proyecto.

El importe pactado incluye la parte proporcional de las inversiones que deberán ser realizadas para completar el parque. Iberdrola tenía previsto un desembolso total de 2.500 millones de libras. En junio instaló el primer aerogenerador de los 102 que tendrá el parque, todos ellos suministrados por Siemens Gamesa, con una potencia de 7MW.

Pero la eólica marina avanza a toda velocidad y pronto este gran parque quedará superado. De hecho, Iberdrola ya se está preparando para afrontar el desarrollo de East Anglia Three, una macroinstalación de hasta 1.400 MW. Este año debería celebrarse la subasta para fijar su remuneración. Si se toma como referencia los parámetros del One, el Three podría requerir 3.200 millones de euros.

Reino Unido es uno de los mercados más atractivos para la eólica marina y no parece que la amenaza de un Brexit duro haya desanimado a los promotores de parques. Como destaca Iberdrola en la nota remitida, el Gobierno británico tiene previsto implantar 30.000 MW de molinos de mar hasta 2030. Para incentivar esta tecnología garantiza un precio mínimo por megavatio hora, que en el caso de East Anglia One es de 119 libras.

La eólica marina es una de las principales apuestas de la eléctrica, que prevé destinar a renovables el 39% de los 34.000 millones de euros de inversión contemplados para el periodo 2018-2022: 13.260 millones de euros.