La Guardia Civil registra la sede de Sener por un supuesto amaño de contratos de la Generalitat

Agentes de la Guardia Civil en el exterior de la sede de Sener. / Luis Calabor

Busca pruebas de adjudicaciones amañadas de contratos públicos a un grupo de empresarios que se hacían llamar la 'Hermandad'

MANU ALVAREZ y MELCHOR SÁIZ-PARDO

Efectivos de la Guardia Civil registraron desde primeras horas de la mañana de este martes la sede central de la ingeniería vasca Sener, en el curso de una operación relacionada, al parecer, con el supuesto amaño de contratos de obras civiles para la Generalitat de Cataluña.

La operación está coordinada por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, titular de la sección número cinco, dentro del caso conocido como 'el 3%', que trata de esclarecer si entre los años 2008 y 2010 se produjo un amaño de contratos de la Generalitat, con un aumento artificial de los costes, para desviar dinero a Convergencia i Unio.

Todo apunta a que la tesis que manejan los investigadores sitúa a Sener como una de las piezas de una supuesta trama de empresas repartidas en Cataluña y Andalucía, además del País Vasco, que actuaban de forma coordinada para controlar algunos concursos públicos y también conseguir la adjudicación con precios inflados.

Por su parte, la ingeniería vasca ha hecho público un comunicado en el que resalta el carácter secreto de la investigación de la que apenas dispone de datos. «SENER ha puesto a disposición de los efectivos de la Guardia Civil la información solicitada y está colaborando plenamente con la investigación para el esclarecimiento de los hechos», apunta la compañía en su comunicado.

Fotos: Luis Calabor

La 'Hermandad'

El de este martes es un nuevo golpe de la Guardia Civil a la trama del 3% en la Generalitat. Los efectivos del instituto armado registraron también desde primera hora de la mañana de ayer las sedes de las instituciones catalanas Infraestructures Gencat y la Autoridad Catalana de la Competencia, en busca de pruebas de decenas de adjudicaciones amañadas a un grupo de unos quince empresarios que se hacían llamar la 'Hermandad' y que supuestamente pactaron precios para llevarse los contratos públicos. Y todo ello, con la connivencia de exaltos cargos del Ejecutivo autonómico de Artur Mas.

Según fuentes de la investigación, los empresarios (catalanes, vascos y andaluces) operaron con un verdadero cártel para repartirse las adjudicaciones, cuyos pliegos eran diseñados 'ad hoc' por los responsables de la Generalitat. Los agentes tienen pruebas contundentes del amaño de estos contratos, sobre todo en el periodo 2008-2010. Las comisiones pagadas por los empresarios habrían sido desviadas a la financiación de la antigua Convergència.

En el punto de mira de los investigadores también está la Asociación de Empresas de Ingeniería y Consultoría Independientes de Cataluña (Asinca). Los agentes tienen previsto realizar, al menos, una detención, además de practicar registros en diversas empresas que formaban parte de ese cártel. La operación es de la Unidad de Inteligencia Financiera de los servicios de Información de la Guardia Civil y está coordinada por la Fiscalía Anticorrupción.

 

Fotos

Vídeos