Unas 400 personas, entre las que se encontraban varios cientos de trabajadores de Eroski en activo o ya jubilados, han acudido esta tarde noche a la gran gala de celebración del 50 aniversario del grupo cooperativo de distribución, acto que contó con la presencia destacada del lehendakari Iñigo Urkullu y la ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo central, Isabel Celaá.

La gala ha estado conducida por la presentadora Ane Igarteburu, que lucia un traje del rojo corporativo de Eroski -tono con del que también era el traje de chaqueta de la presidenta del consejo rector de la cooperativa Leire Muguerza y de la corbata del presidente de Eroski Agustín Markaide- que ha conversado con numerosos trabajadores en activo y también ya jubilados del grupo de distribución.

Los recuerdos entrañables y las estrategias del grupo que relataron sus socios trabajadores -alguno de ellos dispuesto seguir trabajando 50 años más- se sucedieron a lo largo de las casi dos horas que duró la gala de cumpleaños, lo que animó a Ane Igartiburo a confesar que ella también cumplía 50 años y que era natural de Elorrio, al igual que Eroski, y que su primer trabajo precisamente fue en esta cooperativa, aunque pronto la ficharon en otra ingeniería de la Corporación Mondragón como es Ikerlan.

Antes de que se levantase el telón, los asistentes a la fiesta del primer medio siglo de Eroski, tanto los socios como una nutrida representación del mundo político e institucional vasco, atravesó una gran alfombra roja con que se había engalanado la Alhondiga, ruta que además estaba jalonada de nuevas columnas en la que se veían imágenes históricas de los 50 años de la cooperativa que surgió como una iniciativa de consumidores para asegurarse suministros y a buen precio, a la que después integraron a los trabajadores.

La exposición de lo que ha sido esta 'gran familia' se ha meterialziado a través de los testimonios de numerosos socios, la proyección de media docena de vídeos, actuación de dos bertsolarios y ¡una espectacular puesta en escena del grupo Kukai Dantza, que bajo la partitura de una pieza que compone la Sinfonía de Mondragón, ha arrancado un gran aplauso de los asistentes.

Arraigo local

En los discursos del acto oficial lo que ha predominado ha sido la puesta en valor de una cooperativa implicada con su entorno, con las personas y con la atención al cliente.

El lehendakari Iñigo Urkullu destacó la importancia que tienen las cooperativas y sus valores en Euskadi, tejido económico que desde el Ejecutivo vasco se pretende reforzar y proyectar hacia el futuro a través de la nueva Ley de Coopertivas de Euskadi que está en este momento en tramitación en el Parlamento vasco. «Nuestro objetivo es reforzar las señas de identidad del cooperativismo y garantizar su estabilidad de cara al futuro», ha aseverado.

Tras mostrar su reconocimiento a Eroski por su labor como «cooperativa de consumo», ha señalado que «en buena parte, hemos conocido el sentido de la 'cooperativa' gracias a vuestra labor; porque Eroski es la cooperativa que, en estos 50 años, ha llegado a todos nuestros pueblos y familias». Tras recordar que desde el Ejecutivo se ha seguido «muy de cerca» las dificultades que en los últimos años padeció el grupo con la crisis económica «hoy podemos decir que, gracias a la colaboración y la cooperación, Eroski afronta el futuro sobre una base más sólida. Una base que se explica desde la propia raíz cooperativa y el compromiso personal de todas y todos los socios con este proyecto común«.

Por su parte, al consejera de Educación, Isabel Celaá, ha resaltado que el principal activo de Eroski son sus personas y como tal el esfuerzo de formación continua que realiza la cooperativa para dar un mejor servicio al cliente. En este sentido, reconoció que desde el Ejecut9ivo central, a través de la formación profesional, quieren «replicar la lógica corresponsabilidad de Eroski y de la Corporación Mondragón con la formación».

En su intervención el presidente de Eroski, Agustín Markaide, hizo gala del espíritu de superación de la cooperativa y todos sus socios, lo que ha permitido superar el «largo tiempo de dificultades» por las que ha pasado la cooperativa durante la crisis económica, dificultades que aún hoy todav´ñia «están gestionándolas», pero que a día de hoy son un grupo con un proyecto claro, que conmemora su 50 aniversario, en un mercado en que otros competidores no han logrado llegar.

Markaide ha asegurado que a Eroski le corresponde actuar para la transformación social con su proyecto, «buscando el bienestar sostenible de sus socios y la sociedad, y para eso, nos renovaremos cuantas veces haga falta». «Creo, profundamente, que éste es un proyecto poderoso por su fortaleza interna y por su capacidad de aportación a la sociedad», ha añadido.

A pesar de que nadie, ni los responsables institucionales, ni los gestores de Eroski hicieron mención alguna, el gran optimismo y esperanza con que se presentaba el futuro de Eroski estab directamente relacionado con el pacto sellado la semana pasada por Eroski con los grandes bancos para la refinanciación de 1.540 millones de la deuda de Eroski (reestructurando la deuda, ampliando plazos y modificando las condiciones y tipos de interés) que despeja el horizonte financiero del grupo al menos hasta 2024.