El Gobierno vasco materializa la subida de un 0,25% del sueldo de sus trabajadores públicos

El Gobierno vasco materializa la subida de un 0,25% del sueldo de sus trabajadores públicos

La medida tendrá efectos retroactivos desde el 1 de julio y viene a sumarse al incremento del 2,25% que se aprobó en febrero a través de un proyecto de ley

DAVID GUADILLA

El Gobierno vasco ha aprobado hoy materializar la subida del salario que tenía comprometida desde principios de año a los cerca de 70.000 trabajadores públicos a su cargo en un 0,25%. Este incremento, que se aplicará en la nómina de septiembre, forma parte del compromiso alcanzado por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu de elevarlo en un 2,50% a lo largo de 2019. El 2,25% restante ya se subió en el mes de febrero. Tendrá un impacto presupuestario de 5,5 millones de euros.

La decisión ha sido anunciada esta misma mañana por el portavoz del Ejecutivo, Josu Erkoreka, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. En dicha comparecencia, también ha anunciado que se eleverá la aportación a Itzarri al 1,5% del sueldo mensual tal y como se comprometió con las centrales sindicales con representación en la Mesa General de la Función Pública durante la negociación del marco retributivo para 2019.

Ahora toca abordar el escenario para el año que viene. La intención de Erkoreka y del Gobierno vasco es citar este mismo mes de septiembre a las centrales sindicales mayoritarias para negociar las cantidades a incluir en el proyecto de ley de presupuestos para el siguiente ejercicio que está elaborando el Ejecutivo. Unas reuniones a las que las centrales deben acudir con «realismo». Un texto cuyo futuro, en todo caso, está en al aire dado que por ahora el Ejecutivo de Urkullu carece de apoyos suficientes para sacarlo adelante.

Unas negociaciones que, además, están condicionadas por el bloqueo político existente en España. En este sentido, Erkoreka ha dejado claro que la intención del consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, es mantener a lo largo de las próximas semanas algunos contactos exploratorios con las tres fuerzas de la oposición, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP, para intentar acercar posturas. En todo caso, de haber finalmente elecciones el 10 de noviembre, los contactos finales no se cerrarán hasta pasada la cita con las urnas. Entre otros motivos, porque el Gobierno remitirá al Parlamento el anteproyecto definitivo el 29 de octubre.

Erkoreka ha cargado con dureza contra el PSOE y Podemos. «No hay razones objetivas para convocar elecciones», ha dicho el portavoz del Gobierno, quien a pedido a estas dos formaciones que aparquen su «cerrazón» porque hasta ahora «no han estado a la altura de lo que la sociedad espera de ellos»