El Gobierno vasco intenta atraer a los sindicatos al acuerdo por el empleo firmado con Confebask

La consejera de Trabajo, María Jesús San José ./
La consejera de Trabajo, María Jesús San José .

La consejera San José señala que el pacto con la patronal se quiere «reconducir» para que CC OO y UGT vuelvan a la Mesa de Diálogo Social, donde se consensuará su desarrollo y ejecución

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

En un intento de atraer a los sindicatos a la Mesa de Diálogo Social, el Gobierno vasco ha decidido «reconducir» el Acuerdo por el Empleo firmado por el Ejecutivo autonómico y Confebask el pasado abril y que provocó, además del malestar del propio Departamento de Trabajo encabezado por la socialista María Jesús San José que no intervino en el pacto, el rechazo inmediato y el abandono de dicha mesa de CC OO y UGT –únicas centrales que permanecían en ese foro tripartito en el que no participaban ni ELA ni LAB– al considerar que se había negociado a sus espaldas.

Según informó ayer la consejera San José durante la presentación de la evolución de las empresas de economía social en Euskadi en los últimos dos años, el Consejo de Gobierno vasco celebrado el pasado martes había decidido, a propuesta del lehendakari Urkullu, «remitir» a la Mesa de Diálogo Social el contenido del 'Acuerdo Marco de colaboración por el empleo y la cualificación en Euskadi 2018-2020', firmado hace cinco meses con las organizaciones empresariales vascas, «para compartir su contenido con los agentes económicos y sociales en ella representados», si bien ahora mismo esos agentes son únicamente las propias patronales al no quedar en ella ningún sindicato. Asimismo, el consejo acordó «consensuar» el «desarrollo y ejecución» de aquel pacto con Confebask en la citada mesa «de conformidad con las funciones, contenidos y metodología de trabajo de la misma que se establezcan en la normativa reguladora correspondiente».

Tensiones

De esta forma se da traslado a la proposición no de ley aprobada por el Parlamento vasco el 10 de mayo y además, según afirmó la titular de Trabajo, «supone dar un paso definitivo para que los sindicatos que se han levantado de la Mesa de Diálogo Social vuelvan a ella para así reconducir el consenso en torno a este documento», que se someterá al debate de las modificaciones e incorporación al mismo de las propuestas que pudieran hacer CC OO y UGT.

Cabe recordar que el acuerdo por el empleo firmado por el Gobierno vasco y Confebask para, entre otras cuestiones, adecuar la oferta formativa a las necesidades de las empresas, creó tensiones entre los dos socios del Ejecutivo autonómico ya que fue suscrito, además de por el lehendakari, por tres consejerías del PNV (Desarrollo Económico, Empleo y Políticas Sociales y Educación) sin participación del Departamento de Trabajo, responsabilidad del PSE y al que compete la relación con los sindicatos.

De igual manera, CC OO primero y UGT poco después abandonaron la Mesa de Diálogo Social al sentirse traicionados por Gobierno y patronales, que habían 'cocinado' a sus espaldas un acuerdo en el que se entraba de lleno en materias propias de una negociación con los sindicatos, tales como intermediación laboral, empleo juvenil, recolocación de excedentes de empresas en crisis, formación e incorporación laboral de la mujer.

Rechazo de CC OO, disposición de UGT y malestar en la patronal

El gesto del Gobierno vasco de «reconducir» su acuerdo con Confebask a la Mesa de Diálogo Social para atraer a los sindicatos suscitó ayer reacciones dispares entre los agentes implicados. Así, CC OOvolvió a reiterar la postura que han mantenido desde el mismo día siguiente a que se rubricara el pacto entre el Ejecutivo de Urkullu y la patronal vasca. Es decir, rechazo absoluto. «Para que volvamos al diálogo social ese acuerdo tiene que ser anulado plenamente a todos los efectos», afirmaron fuentes del sindicato. «Si se trata simplemente de trasladar el acuerdo a la mesa tal y como está para debatir sobre algo ya pactado entre ellos, no iremos».

Por contra, el líder de UGT-Euskadi, Raúl Arza, lo consideró «un paso muy importante en la buena dirección» y puso en valor que «la iniciativa la haya tomado el propio lehendakari». Consciente según dijo de que «la retirada total del acuerdo es algo muy complicado», afirmó que «nos vale con reconducirlo» y se mostró satisfecho con que el Gobierno «reconoce el papel de los sindicatos» y dispuesto a «abrir el debate» con Confebask y el Ejecutivo «para reactivar el diálogo social».

Sin embargo, el 'guiño' del Gobierno vasco a los sindicatos provocó cierto malestar en el seno de la patronal Confebask, para la que, no obstante, el acuerdo está plenamente «operativo y se sigue desarrollando con normalidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos