Incompatible con el Renove vasco

El Gobierno central aprueba ayudas de hasta 6.000 euros para comprar coches eléctricos

Un taxista recarga su vehículo eléctrico en una parada de Bilbao./Luis ángel Gómez
Un taxista recarga su vehículo eléctrico en una parada de Bilbao. / Luis ángel Gómez

El nuevo Plan MOVES, dotado con 45 millones que ya figuraban en los presupuestos de 2018, no será compatible con el Renove vasco

J. ORTEGA | J. M. CAMARERO

Casi en tiempo de descuento después de que el presidente, Pedro Sánchez, diera por finiquitada la presente legislatura, el Consejo de Ministros aprobó ayer el Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES), con el que se financiará la adquisición de nuevos vehículos alternativos a los de combustión. Los compradores de coches eléctricos enchufables serán los grandes beneficiados al poder aprovecharse de un descuento de hasta 6.000 euros:5.000 los aportaría el Estado y otros 1.000 cada marca fabricante. Además, este plan no exige que para poder acogerse a esas ayudas haya que enviar al desguace ningún otro vehículo que pudiera tener el comprador.

No obstante, estas subvenciones no serán compatibles con el plan Renove vasco, que empezará a aplicarse el próximo 1 de marzo y por el que se efectuarán descuentos de 3.000 euros –íntegramente aportados por el Gobierno vasco a través del EVE– a los ciudadanos y empresas con domicilio en Euskadi que compren un vehículo eléctrico puro, siempre y cuando achatarren otro de más de 10 años de antigüedad, o siete años si se trata de una furgoneta.

La incompatibilidad de ambos planes viene especificada en el texto de la referencia del Consejo de Ministros en el que se explica que las ayudas contempladas en el MOVES «no son compatibles con otras ayudas, de cualquier otra administración, que tengan la misma finalidad».

Programa Moves

5.000
euros más 1.000 que debería poner el fabricante es el descuento que contempla, pero sólo para la compra de coches eléctricos puros.

Cabe recordar, además, que el Renove vasco también contempla ayudas a la adquisición de vehículos nuevos con cualquier tipo de propulsión, incluidos los de motores gasolina y diésel, aunque en estos casos deben tener una calificación energética 'A' (los de menores emisiones contaminantes) y el descuento se limita a 2.000 euros.

El programa MOVES está dotado con 45 millones de euros que ya estaban consignados en los presupuestos de 2018 del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), organismo adscrito a la Secretaría de Estado de Energía. Una cuantía que no se había empleado y que ahora irá destinada al impulso de la compra de diversos tipos de vehículos eléctricos –desde motocicletas hasta camiones y autobuses–, a instalar infraestructuras de recarga para ellos, así como a la implantación de sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas y otras medidas para fomentar los planes de transporte en los centros de trabajo.

Los importes de las ayudas a la compra van de los 700 euros para las motocicletas eléctricas hasta los 15.000 para camiones y autobuses con propulsión diferente a la de la combustión, pasando por los 5.000 euros para los turismos. En el caso de que el fabricante de una marca no se adhiera al programa con su correspondiente descuento de 1.000 euros por coche, no podrá aplicársele tampoco la ayuda pública.

Plan Renove vasco

3.000
euros es la ayuda contemplada para los eléctricos, pero además subvencionará con entre 2.000 y 2.500 el resto de tecnologías.

Espera de varias semanas

Una de las características del nuevo plan es que se excluyen las ayudas para los vehículos de gas en el caso de los turismos, limitándose los descuentos a los que utilicen esta tecnología siempre que sean camiones y furgonetas. El Ministerio de Transición Ecológica ha restringido esta ayuda consciente de que en este tipo de vehículos no está implantada, ni siquiera mínimamente, la posibilidad de usar la electricidad para su funcionamiento.

El MOVES, incluido en un Real Decreto sin rango de ley, no necesitará la aprobación del Congreso de los Diputados, que se disolverá el próximo 5 de marzo por las elecciones generales del 28 de abril. Sin embargo habrá que esperar al menos varias semanas hasta que se ponga en marcha, ya que las ayudas contempladas en él serán gestionadas por las comunidades autónomas, entre las que el Estado repartirá los fondos. Para determinar esas cuantías por territorios está prevista una Conferencia Sectorial de Energía, órgano de coordinación entre la Administración central y las autonomías, que tendrá lugar «en las próximas semanas», según señalaron ayer fuentes oficiales.

Una vez fijado ese reparto –no se aclara en base a qué criterios–, se abrirá el plazo para que se pueda solicitar la ayuda correspondiente en los concesionarios al adquirir el vehículo que cumpla con las condiciones establecidas.

Fabricantes y concesionarios ven insuficiente un programa que no contempla achatarramientos

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) considera «insuficientes» los fondos destinados al programa MOVES y afirma, además, que «van a generar una distorsión en el mercado». Esta patronal afirmó ayer que los 45 millones previstos «distan mucho» de lo que para ellos sería suficiente, ya que según sus estimaciones se necesitarían ayudas de 150 millones de euros durante dos años para un verdadero fomento de los vehículos alternativos a los de motores de combustión.

Anfac criticó asimismo la complejidad que, 'a priori', parece que tendrá el procedimiento para acceder a los descuentos e incidió en la importancia de que las ayudas sean «accesibles y sencillas» para que los usuarios puedan solicitarlas con facilidad.

Por su parte, desde Faconauto, la patronal de los concesionarios oficiales, además de coincidir con Anfac en que el presupuesto del MOVES vuelve a ser «insuficiente», consideraron que este plan «deja de lado el principal problema de movilidad que tiene España, que es el envejecimiento del parque automovilístico», al no exigir el achatarramiento previo de ningún vehículo para beneficiarse de las ayudas.

Esta organización también lamenta que «se pierda» una oportunidad para establecer un plan «más ambicioso» que incluyera todas las tecnologías disponibles de propulsión de vehículos, «que han de jugar todavía un papel esencial para alcanzar una movilidad cada vez más descarbonizada». A este respecto, Faconauto indica que el planteamiento del MOVES, al no incluir ayudas para los vehículos con motores de combustión, no favorece el que las rentas más bajas puedan acceder a vehículos más seguros medioambientalmente eficientes.