Fotawa, reparto de comida sana a domicilio

Parte del equipo de Fotawa posa con Iván Cayuela al frente. /Vicens Jiménez
Parte del equipo de Fotawa posa con Iván Cayuela al frente. / Vicens Jiménez

La 'startup' reparte cada jornada en Barcelona 400 platos equilibrados

IRATXE BERNAL

Hoy puedes escoger entre 'roast beef' con crema de coliflor, 'noodles' de salmón ahumado o lentejas con aliño de mostaza. Un plato de carne, otro de pescado y un tercero vegetariano para contentar a todos. La entrega, en la oficina o en casa a la hora que tú digas. Puedes hacer el pedido organizadamente, si al empezar tu jornada sabes ya cuándo quieres almorzar, o puedes entrar en la web cuando el día se tuerza y decidas quedarte a comer en la oficina. En cualquier caso, los repartidores de Fotawa te llevarán un plato sano elaborado ese mismo día que, como mucho, tendrás que calentar en un microondas. 500 gramos, 640 calorías, 6,95 euros (más otro por la entrega) y de vuelta al trabajo.

Esta 'startup' cuenta ya con 1.800 clientes mensuales en Barcelona, la única ciudad en la que trabajan de momento y a la que sus dos promotores, Iván Cayuela y Virginia Tortosa, se desplazaron hace un año para poner a prueba su proyecto para crear un 'delivery' de comida equilibrada que realizara la entrega en un tiempo máximo de 15 minutos.

Las pruebas piloto, hechas en Valencia, indicaban que era posible pero no dejaban de ser experimentos. «Un día encargamos a una empresa de 'catering' la preparación de los platos que estimamos que podíamos vender y repartimos publicidad en varias oficinas muy cerca de allí. Al día siguiente recogimos la comida, la guardamos en bolsas isotérmicas y esperamos a que nos llamaran. Hicimos cuatro entregas a pie y en el tiempo prometido; el segundo día, ya fueron ocho; y el tercero tuve que coger el coche para hacer todo el reparto. Al cabo de un mes, nosotros dos ya no podíamos cubrir la demanda. Es decir, que la idea tenía recorrido aunque no en Valencia, donde se puede comer un menú del día por precios muy bajos y nos iba a resultar más difícil competir», explica Cayuela.

Fotawa

Fotawa
Entrega de platos de comida sana en la oficina o el domicilio en 15 minutos.
900.000
euros es su capital social después de haber cubierto varias fases de financiación.
550.000
euros es su previsión de facturación para el presente ejercicio 2018.
500.000
euros estiman necesarios para afianzar su mercado en Barcelona e iniciar su actividad en Madrid.

Escogieron trasladarse a Barcelona, donde han aprendido que la rapidez cuenta pero no es lo fundamental. «Nuestro empeño al principio era entregar la comida en menos de 15 minutos, pero hemos visto que lo que realmente valora el público no es la inmediatez, sino la exactitud. Lo importante es que les sirvas a la hora que te han marcado. Si en una oficina la pausa para comer es de una a dos no puedes llegar a las dos menos poco. Admitimos pedidos hasta las 13.15 h., pero lo normal es que la gente se organice y haga el encargo con antelación», explica el cofundador de Fotawa.

Engranaje milimétrico

Hoy cubren toda Barcelona; «38 códigos postales» con infinidad de oficinas de multinacionales en las que se come a las 12 h. Llegan a todo gracias a un engranaje milimétrico que empieza en su recién estrenada cocina industrial. En ella, seis cocineros comienzan a las siete de la mañana la preparación de 400 platos, la mitad de los posibles en esas instalaciones. Estos se cargan en varias furgonetas que la empresa tiene alquiladas por horas y que, distribuidas estratégicamente por la ciudad, hacen las veces de almacenes móviles. A ellas acuden los 30 repartidores de zona para recoger los pedidos que ya tienen destino. «En cada viaje llevan platos vendidos y, además, otros por vender, lo que nos permite ser rápidos incluso con los clientes que hacen su pedido a última hora. Una vez teníamos al repartidor haciendo una entrega cuando llamaron desde otra planta del mismo edificio. En menos de dos minutos el cliente que acababa de hacer el pedido ya tenía la comida en sus manos», dice orgulloso este ingeniero industrial con experiencia previa en logística y optimización de recursos.

Los mejores prescriptores

Cada viernes, Fotawa cuelga en su web los platos que preparará la siguiente semana, de modo que los clientes pueden decidir qué días se prepararán ellos el 'tupper' y cuáles lo encargarán. «Hemos visto que nuestros mejores prescriptores son los propios usuarios. Una vez que un pedido entra en una oficina es habitual que ese mismo cliente acuda más veces a nosotros, pero también que lo hagan algunos de sus compañeros. Si además les adelantas qué ofrecerás los siguientes días, con datos sobre alergias y las preparaciones, les va entrando el gusanillo», explica Iván Cayuela, uno de los cofundadores de la firma.

Para que todo vaya como un reloj, previamente una nutricionista y dos cocineros «con experiencia tanto en restaurantes de estrella Michelín como en otros de menú de día» deciden qué platos se prepararán para las siguientes cuatro semanas. «La primera es sagrada; tiene que pasar algo gravísimo para que incluyamos cambios en ella. La segunda admite pequeños cambios y la tercera y la cuarta son algo más flexibles. Eso nos permite organizar la despensa y saber qué productos secos hay que comprar de cara a la siguiente semana y qué frescos hay que encargar cada día», explica Cayuela.

Su siguiente paso será Madrid, un salto para el que buscarán financiación en los próximos días 16 y 17 en la tercera edición de B-Venture, el mayor evento de financiación para 'startups' del norte de España. El encuentro está organizado por EL CORREO con el patrocinio del Gobierno vasco, la Diputación foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao, así como con la colaboración de Elkargi, Telefónica, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank y la Universidad de Deusto.