En el fondo, es la forma

En el fondo, es la forma
Ignacio Marco-Gardoqui
IGNACIO MARCO-GARDOQUI

Primero, el fondo. Ayer, el Gobierno se hizo un buen lío. A primera hora de la mañana, en la radio, el presidente Sánchez reiteró su ya anunciada voluntad de elevar los impuestos que gravan al diésel, al ser éste un «combustible muy contaminante» mientras que su Ejecutivo es muy «ecológico». Se conoce que recuerda bien aquellos motores diésel que castañeteaban como una carraca y echaban un humo que más bien parecía que consumían leña poco seca. Y se conoce que no está al día de las tecnologías recientes incorporadas a estos motores, que los han convertido en muy eficientes y escasamente perjudiciales para el medio ambiente. En cualquier caso, este asunto requiere algo más de concreción técnica y le sobran unas cuantas dosis de mareo y otras tantas gotas de despiste.

Luego, las formas. Pocas horas después de efectuado el anuncio, Reyes Maroto, la nueva ministra de Industria -que hasta la fecha ha dado poco juego-, afirmaba que eso era un «globo sonda», reiteraba el cumplimiento de todos los automóviles de las nuevas normas de emisiones, sea cual sea el combustible que utilicen, y señalaba que el Gobierno continúa con el estudio de la fiscalidad a aplicar a cada uno de ellos.

Entonces, ¿es el presidente un 'globosondista' y su ministra una 'pinchadora' de globos sonda? No parece nada serio. Máxime, cuando ninguno de los dos puede aducir sorpresa o improvisación en su actuación, dado que este tema se arrastra por la actualidad desde que empezamos a hablar de los nuevos presupuestos y de las subidas de impuestos que conllevan. Total, un lío que viene a sumarse al ya conocido de su eventual aplicación. Se nos ha dicho hasta la saciedad que las subidas de impuestos iban contra los ricos y las empresas, y que evitarían a las clases trabajadoras. Pero se nos dice también que la subida del diésel no se aplicará a los profesionales, por ejemplo a las grandes empresas de transporte, y sí a los particulares. ¿En qué quedamos? ¿A qué particulares se refiere? ¿Tienen algo que ver el estatus laboral y el combustible utilizado para desplazarse?

A este Gobierno le sobran ideas y anda escaso de concreciones. Quizás por eso incurre en tantas rectificaciones. Hoy, habría podido evitar este bochorno con facilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos