Fallece José María Ormaetxea, uno de los fundadores del Grupo Mondragón

José María Ormaetxea, en la casa-torre Otalora, centro espiritual de la Corporación Mondragón /
José María Ormaetxea, en la casa-torre Otalora, centro espiritual de la Corporación Mondragón

Ferviente discípulo de Arizmendiarrieta, fue el primer presidente de la corporación

Ana Barandiaran
ANA BARANDIARANBilbao

José María Ormaetxea, el primer presidente del Grupo Mondragón y uno de los socios fundadores de la corporación cooperativista, ha fallecido este sábado a los 92 años. Ferviente discípulo del sacerdote José María Arizmendiarrieta, defendió su legado hasta sus últimos días como presidente de honor de la fundación que lleva su nombre.

Fue la entrada en contacto con aquel religioso emprendedor cuando solo tenía 15 años lo que marcó su vida. En esa época estudiaba como aprendiz en la Unión Cerrajera, donde entró a trabajar. Tras ver frustrados sus intentos de modificar las condiciones laborales, él y unos compañeros –Luis Usatorre, Jesús Larrañaga, Alfonso Gorroñogoitia y Javier Ortubay– compraron un pequeño taller, que bautizaron como Ulgor por sus iniciales, y que respondía a los valores cooperativistas que les había inculcado Arizmendiarrieta. Luego esa empresa pasó a llamarse Fagor, el embrión del grupo Mondragón.

Ormaetxea tuvo un papel protagonista en todas las fases de desarrollo del gigante cooperativista. En 1959 se ocupó de la dirección general de la Caja Laboral, implicándose en la creación de la división empresarial de la entidad. Estuvo 27 años en ese puesto y, bajo su liderazgo, la institución se convirtió en la palanca financiera y de gestión que posibilitó el espectacular crecimiento del grupo empresarial que devendría en el mas importante del País Vasco.

Ya en los últimos años de su trayectoria laboral, Ormaetxea fue el primer presidente del Grupo Cooperativo Mondragón, desde 1988 hasta 1990 y, posteriormente, vicepresidente ejecutivo de la SPRI y presidente de la Sociedad Capital Riesgo.

Una vez jubilado y hasta hace apenas un par de años, subía a diario en su Ford Fiesta a la casa-torre Otalora, centro espiritual de la Corporación, para difundir desde ahí las enseñanzas de Arizmendiarrieta, cuya canonización impulsó, y recoger en diversos libros la denominada 'Experiencia Cooperativa de Mondragón', que se estudia en las escuelas de negocios internacionales.

"Nos deja una persona que ha sido, sin duda, uno de los empresarios vascos más destacados del siglo XX", señalaron desde la Fundación Arizmendiarrieta Kristau Fundazioa. El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, también ha manifestado hoy su "profunda tristeza y dolor" por el fallecimiento de Ormaetxea y destacado su contribución al desarrollo del territorio. Ha recordado, asimismo, que en 2005 recibió, junto con Alfonso Gorroñogoitia, la Medalla de Oro de Gipuzkoa. También fue reconocido con el premio 'Txemi Cantera' de Economía Social y con el 'Lan Onari' del Gobierno vasco.