Los fabricantes esperan que se suavice la restricción a la venta de coches de combustión en 2040

Fábrica de Renault en Palencia. /R. C.
Fábrica de Renault en Palencia. / R. C.

El presidente de la patronal Anfac aclara que las palabras de la ministra Ribera sobre los diésel no tienen un efecto directo en la caída de las ventas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROSantander

El presidente de la Asociación de Fabricantes (Anfac), Mario Armero, ha explicado que la organización está en contacto con el Gobierno para negociar algunas modificaciones en el Plan Nacional 'Energía y Clima' para atemperar la restricción a la venta de vehículos nuevos de combustión a partir de 2040 como prevé el programa del Ministerio de Transición Ecológica. «Estamos trabajando con el Gobierno para que ese objetivo se acerque más a los de otras legislaciones europeas, como la francesa», ha explicado Armero en su intervención en el Curso de Verano de la APIE.

Armero se ha referido a la posibilidad de que se trabaje en una legislación que implique un apoyo a la comercialización de cada vez más coches eléctricos, híbridos y, en general, eficientes, en vez de prohibir su matriculación a 20 años vista. «En Francia no se han prohibido los coches diésel y gasolina en 2040», ha aclarado. «Lo que se ha hecho es impulsar los alternativos, que es un camino diferente», ha indicado.

La patronal de fabricantes se ha mostrado de acuerdo con alcanzar la descarbonización total en 2050, aunque hasta entonces «queremos que haya objetivos intermedios realistas». En este sentido, Armero apuesta por una reducción del IVA de los coches eléctricos, que el Gobierno tendría que negociar con la Comisión Europea, al ser un impuesto armonizado en toda la UE.

En cualquier caso, el presidente de Anfac ha reconocido que las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en torno a los gasóil no tienen «una causa/efecto» sobre la caída de las ventas de vehículos nuevos en los nueve últimos meses. Esta reducción de las matriculaciones que acumula el mercado «no se le pueden achacar a Teresa Ribera» por su 'el diésel tiene los días contados' que pronunció el pasado verano. Mario Armero prefiere «mirar hacia adelante» y trabajar con la Administración para «ver cómo puede convivir la nueva tecnología», como la que llegará el próximo 1 de septiembre, con la entrada en vigor de la normativa de motores Euro VI.b, más eficientes que los anteriores.

Armero ha reconocido el reto que tiene el sector en España ante la llegada imparable del coche eléctrico y de su impacto en las grandes plantas instaladas hasta en 17 instalaciones de fabricantes. Por ahora, estas fábricas tienen 16 asignaciones de producción relacionadas con el coche eléctrico y considera que «hay margen» para que las marcas, cuyos centros de decisión están fuera de España, sigan apostando por este país en sus próximas adjudicaciones.