Euskaltel comienza a jugársela esta semana

El presidente de Asturias, Javier Fernández, junto al presidente de Euskaltel y el director general de la filial Telecable./EFE
El presidente de Asturias, Javier Fernández, junto al presidente de Euskaltel y el director general de la filial Telecable. / EFE

La junta de accionistas de Zegona puede dar vía libre el jueves a la compra de acciones de la operadora vasca

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Este próximo jueves es la fecha fijada para el inicio de la batalla o, al menos, así se ha anunciado de forma oficial. Ese día, los accionistas de la firma británica Zegona están convocados a una reunión a las 11 de la mañana –hora peninsular– para formalizar el acto de desenterrar el hacha. En términos mercantiles más rigurosos, para aprobar una ampliación de capital que permitiría a la compañía aumentar de forma significativa su presencia en Euskaltel y, si se cumplen todos sus objetivos, llegar a tomar el control de la operadora vasca.

Zegona, antiguos propietarios de la firma asturiana Telecable, tiene en la actualidad poco más del 15% de las acciones de Euskaltel. Un reciente acuerdo con el fondo de inversión Talomon le ha permitido unir sus destinos en esta aventura, de tal forma que en realidad Zegona dispone ya del 16,34% de las acciones de Euskaltel, a efectos de sus derechos de voto.

La operación que se votará el jueves es relativamente simple en su planteamiento. Así, se ha propuesto ejecutar una ampliación de capital que proporcionaría unos 114 millones de euros. Ese dinero sería aportado por accionistas que, según indica Zegona, ya se han comprometido a desembolsar de forma inmediata esa cantidad, de acuerdo a un trabajo de captación previo que ha realizado Barclays Bank. Para sumar más potencia de fuego, el propio Barclays y el operador británico Virgin se han comprometido también a aportar un total de 34 millones de euros adicionales, en forma de créditos.

¿Qué hará Zegona con esos 148 millones de euros, que estarían en sus manos esta misma semana? Según sus propias manifestaciones públicas, adquirir acciones de Euskaltel en el mercado, para convertirse así en el primer accionista. A precios de ayer –Euskaltel valía en Bolsa un total de 1.449 millones de euros–, después de que en los últimos días haya experimentado una notable revalorización, al calor de los rumores que rodean a la firma presidida por Alberto García Erauzkin. Así las cosas y si no hay variaciones en la cotización, con el dinero fresco que Zegona puede disponer a partir de esta semana –siempre si los accionistas aprueban la operación–, estaría en disposición de adquirir un 10% del capital social. Por ello, si todo encaja –algo que nadie puede garantizar–, Zegona pasaría a controlar algo más del 26% de las acciones de Euskaltel y se convertiría así en el primer accionista de la empresa. Algo que, al menos, le daría derecho a exigir una mayor representación en el consejo de administración y que condicionaría el futuro de la compañía.

La lógica indica que a partir de ese momento Zegona trataría de alcanzar acuerdos adicionales con otros accionistas –hay varios fondos de inversión con participaciones importantes–, a quienes seducir con su proyecto de expansión: utilizar Euskaltel como cabeza de puente para afrontar una expansión en España, bajo la marca Virgin. Esto explica que Virgin esté dispuesta ya a arriesgar dinero a crédito en este asalto a Euskaltel.

148 millones de euros es el dinero que la firma británica quiere emplear en su asalto a Euskaltel

Todo en el aire

Mientras tanto, el mercado está lleno de rumores sin confirmaciones oficiales, aunque las cosas pueden comenzar a aclararse a partir de la próxima semana si Zegona ejecuta, poco a poco, la compra de acciones de Euskaltel. Así, algunas fuentes barajan una presunta negociación entre el segundo operador en España –la francesa Orange– y Kutxabank, primer accionista de Euskaltel pero que ha vendido progresivamente su participación hasta controlar tan sólo el 20,13% de las acciones de la operadora.

Según las mismas fuentes, semejante acuerdo dejaría a Euskaltel en la órbita de Orange, que no tendría una participación mayoritaria pero que le permitiría controlar de alguna forma su futuro. Orange ya anunció recientemente que no está interesada en presentar una OPA sobre el 100% de la compañía vasca, aunque dejó abierta la puerta a que pueda alcanzar hasta el 30% de participación. Ese paquete y un acuerdo con Kutxabank desactivarían cualquier otro intento –incluido el de Zegona– de tomar el control de la empresa.

Por otra parte, el presidente de Euskaltel, Alberto García Erauzkin, junto con el director general de su filial asturiana Telecable, José Antonio Vázquez, se reunió ayer en Oviedo con el presidente de Asturias, Javier Fernández. El encuentro tenía carácter «institucional», con el objetivo de informar al Ejecutivo del Principado sobre los planes de la compañía.